La policía catamarqueña detuvo a dos mujeres porque lavaban la vereda

Una mujer policía con graves antecedentes penales, pero aún así en actividad, protagonizó el sábado un hecho abusivo y bochornoso cuando en pleno centro de Catamarca llevó arrestadas a dos mujeres por lavar la vereda.

Las víctimas, dueña y empleada de un comercio, se rehusaron a identificarse ante el pedido de la policía, quien las sindicaba de ser las culpables de que un motociclista se cayera porque la vereda estaba lavada.

El episodio fue repudiado por vecinos y transeúntes por la violencia ejercida por la policía y el nulo accionar de sus colegas para detener tal injustificado procedimiento. Todo fue filmado y viralizado.

El jefe de Policía de Catamarca, Ángel Ignacio Agüero, repudió el hecho, ordenó la libertad de ambas damnificadas además de medidas para la uniformada y señaló: “Ésta no es la policía que queremos”.

Todo sucedió cerca del mediodía del sábado frente al local “Chiquilines”, ubicado por Sarmiento casi esquina Esquiú. Alejandra Belluschi, dueña del local, y una de las víctimas, relató lo vivido.

“Hace 22 años que se lava esta vereda, yo no vi la caída del chico en la moto pero Paola (la empleada del local) sí la vio. El chico se levantó y se fue”, explicó en cuanto a cómo ocurrió todo. Asimismo dijo que la empleada del local de la esquina es quien le dijo a la policía que el chico se debe de haber resbalado por el agua.

“Ante eso que hizo esa mujer (la policía) vino a decirnos de mala forma que dejemos de tirar agua porque se había caído un chico. Y le explicamos que así como nos decía a nosotros debería decirle a toda la cuadra, porque todos lavan la vereda los días sábados y los últimos fuimos nosotros”, detalló.

Señaló que la empleada del local le explicó a la policía que hace 22 años que se lava la vereda y que por la pandemia se desinfecta como corresponde “y allí empezó a tratarnos mal y comenzó a pedirnos que le demos el nombre y yo le dije que no le daría mi nombre porque yo estoy dentro de mi comercio y no cometimos ningún delito”, puntualizó Belluschi.

Tras ese diálogo ingresaron al local y continuaron con la labor diaria. “Pero a los minutos volvió a aparecer y volvió a pedir que le demos el nombre. ’Voy a llamar un móvil’, nos dijo y se retiró. Al ratito llegaron los del móvil y ellos también nos pedían que les demos el nombre, les dijimos que no hicimos nada, solo lavar una vereda y les cerré la puerta”, recordó.

Finalmente contó que alrededor de las 12.30 salió del negocio para comprar algo y “cuando estaba volviendo la policía me agarró de atrás y me asfixió. Tengo las marcas porque me asfixió; tengo un esguince; me tiró contra el vidrio. En un momento pensé que esta mujer me mataba”, afirmó Belluschi al relatar lo vivido.

“Después vino todo lo de Paola (la empleada), quien intentó grabar lo que me hacían a mí pero a ella también la maltrató”, dijo. El arresto de la joven fue filmado por varias personas que había en el lugar, quienes le reprocharon el accionar a la policía, que solo continuaba ejerciendo su abuso de poder.

La dueña del local señaló que aún no puede creer lo vivido, que tiene miedo. “El Jefe de Policía que habló conmigo y con Paola nos pidió disculpas. Le dije que le agradezco sus palabras pero le pido por favor que a esta mujer no la quiero tener en la calle Sarmiento. Hace 37 años que estoy y jamás tuvimos este problema”, señaló. El Jefe de Policía nos dijo “ésta no es la Policía que nosotros queremos”.

Tras tomar conocimiento del hecho por las redes y por los medios, el jefe de policía se mostró molesto con el accionar policial. Luego de ordenar la “inmediata libertad” de las mujeres arrestadas y dijo que no comparte el procedimiento de los efectivos.

“Tomé conocimiento de la situación, pedí las actuaciones policiales al respecto y dispuse la inmediata libertad de estas señoras arrestadas. No comparto en primera instancia el procedimiento; en la situación no ameritaba para privar de la libertad. Todo eso quedará acreditado en el sumario que se dispuso”, indicó Agüero. “He dado directivas a los jefes operativos que dispongan las actuaciones administrativas de rigor”, cerró.

La policía que aparece en el video arrestando a una de las mujeres en pleno centro tiene antecedentes. En 2015 fue imputada por “vejaciones”, fue sindicada de hacer desfilar desnuda a una mujer en una comisaría.

La policía, de apellido Santillán, había sido denunciada por vejaciones en contra de dos mujeres. Tras la denuncia, el ex fiscal Roberto Mazzucco ordenó que sea detenida e imputada por ese delito.

La denuncia contra la uniformada fue realizada en junio de 2015 por dos mujeres que se habían dirigido a la Comisaría Décima a efectuar un trámite y antes de ingresar al edificio policial habrían tenido un cruce de palabras con el personal que estaba en la entrada.

Acto seguido -según la denuncia-, las mujeres se marcharon del lugar, pero al apartarse unas cuadras, un patrullero se interpuso en su camino y dos mujeres policías las obligaron a subir al vehículo.

Según la presentación, las mujeres fueron llevadas hasta la Comisaría Décima en donde fueron golpeadas. A una de ellas la obligaron a quitarse la ropa y la hicieron desfilar por la seccional ante la vista de todos.

Tras ser liberadas, las mujeres se dirigieron a la Unidad Judicial N° 2 a hacer la denuncia correspondiente. La fiscalía logró identificar a la uniformada, quien se presentó ante la Justicia y fue imputada.

También podría gustarte