La Matanza: tomaron 350 casas destinadas a familias que viven cerca del Riachuelo

En La Matanza, unas 350 familias tomaron un predio con viviendas a medio construir en González Catán, que está abandonado desde 2016.

El sitio es conocido como Barrio ACUMAR, porque fue la Autoridad de Cuenca Matanza Riachuelo la que comenzó las obras para reubicar a familias que viven en zonas altamente contaminadas.

Algunas de las casas tomadas ya estaban preadjudicadas, según reconocen los vecinos que ocuparon el lugar.

En declaraciones a la prensa, Franco, uno de los vecinos que participó de la toma, contó que las viviendas se empezaron a construir hace más de diez años, pero que nunca se terminaron y ante la necesidad, producto de la pandemia, muchas familias decidieron ocuparlas.

La toma lleva ya dos semanas y los vecinos confirmaron que tanto desde la Municipalidad de La Matanza como desde la gobernación de la Provincia “amenazan con desalojarlos”.

“Ya no aguantábamos más, es mucha la necesidad, bajó el sueldo y la gente decidió entrar y yo decidí venir con mi familia”, relató Franco.

Además, reconoció “que es una falta” la toma de viviendas, pero se justificó señalando: “es por la necesidad que se está viviendo, mucha gente que perdió el trabajo”.

En este contexto ocupaciones en la provincia de Buenos Aires, funcionarios nacionales y bonaerenses se expresaron este lunes en contra de la toma de tierras por considerarlas un hecho “ilícito” en el que “el rol central” es de la Justicia, pero asumieron el déficit habitacional y la necesidad de urbanizar barrios populares como “salida institucional” que resuelva el problema de fondo.

“El rol de la justicia es central, es la que en los últimos meses ha resuelto en la inmensa mayoría de los casos” de ocupaciones de tierras, dijo Frederic en diálogo con la radio online FutuRöck.

Agregó que, en esas resoluciones judiciales, hasta el momento se determinó “la custodia” de estas tierras y “en ningún caso el desalojo”.

También podría gustarte