La foto durante la marcha 27F que enfureció a Alberto Fernández

Ciudadanos autoconvocados con banderas argentinas y dirigentes opositores de diversas extracciones partidarias se movilizaron en todo el país en rechazo del escándalo del vacunatorio VIP que terminó con la renuncia de Ginés González García del Ministerio de Salud. El epicentro de la protesta fue en Buenos Aires, en la Plaza de Mayo, pero las concentraciones también se replicaron en las plazas y centros del interior del país. La convocatoria se realizó desde mediados de semana bajo el hashtag #27F.

La marcha, impulsada principalmente en las redes sociales, tuvo un fuerte respaldo y activa participación de sectores de la oposición, pero no sólo de Juntos por el Cambio, sino también de agrupaciones políticas como las lideradas por el economista José Luis Espert, entre otras. Tanto la presidenta del PRO, Patricia Bullrich, como el diputado nacional por el radicalismo, Mario Negri, y el senador Martín Lousteau, entre otros, fueron algunos de los que se mostraron en torno a la Plaza de Mayo.

Los dirigentes opositores se concentraron sobre la Avenida de Mayo y desde allí avanzaron en una columna nutrida, mientras se escuchaban cánticos a favor de Bullrich, reclamos para que “renuncien los vacunados VIP” y el reaparecido “Sí se puede”.

De todos modos, el grueso de los manifestantes fueron personas sin identificación partidaria, que comenzaron a caminar por las distintas calles porteñas, en dirección al Obelisco y luego se dirigieron hasta las inmediaciones de la Casa Rosada. Algunos fueron con banderas argentinas y remeras de la Selección nacional y carteles que expresaban el enojo contra el gobierno de Alberto Fernández e incluían referencias al escándalo del vacunatorio VIP. Como estaba previsto, la gente empezó a llegar a las 17 y, ya a las 18, la presencia era numerosa. La convocatoria se disipó al llegar la noche.

Además de los diversos carteles e incluso un inflable de Cristina Kirchner vestida de presa que se pudieron observar, cerca de Casa Rosada se vieron bolsas mortuorias con los nombres de los vacunados de forma irregular ligados al Gobierno.

Las más de diez bolsas fueron ubicadas una al lado de la otra frente a las rejas de la Casa Rosada. En las bolsas estaba escrito en un papel la frase “estaba esperando la vacuna pero se la aplicó” y luego un nombre de los vacunados VIP.

 

Entre los nombres que se observaban escritos en un papel y pegados a las bolsas estaban: “Daniel Scioli, la familia Duhalde, los amigos de Alberto, la mujer de Zannini, el hijo de Moyano, los pibes de La Cámpora, Estela de Carlotto, el sobrino de Ginés, los suegros de Massa, Martín Guzmán”.

Esto enfureció a Alberto Fernández, que salió por twitter a condenar la puesta en escena.

También podría gustarte