La “Cenicienta de Mataderos” salvó a 6 mil ratas, convive con 20 y un gatito

Jimena trabaja en su escritorio, prepara café y se sienta en el sillón a mirar la tele. Pone la ropa a lavar, le da de comer a su gata Juana y juega con su perro Firu. Va y viene por toda la casa acompañada de Regaliz Blanco, que reposado en el hombro de la joven observa detenidamente todo. El pequeño animalito, que de a ratos olfatea los espacios con su respingado hocico y en otros momentos se duerme dentro de la capucha de la campera, es una rata de laboratorio y junto a sus 19 hermanitos conviven en un PH en plena Capital.

Hace 6 años un llamado cambió la vida de Jime. Ella ya tenía dos ratitas que había adoptado por Facebook y su deseo de sumar más integrantes era cada vez mayor. Fue ese el momento oportuno para ofrecerse como hogar de tránsito para ratas que iban a ser sacrificadas. Sin embargo, lo que no sabía era que esa pasión iba a ir más allá.

Más de 6 mil ratitas -sí, seis mil- pasaron por sus manos y cambiaron radicalmente sus vidas: de ser el descarte de un laboratorio, pasaron a vivir libres en un departamento, rodeadas de juguetes, mucha comida y amor humano.

Juana y Regaliz Blanco comparten espacio. (Foto: TN)
Juana y Regaliz Blanco comparten espacio. (Foto: TN)

“Eran varias y la mayoría de las personas que estaban ahí no tenían intenciones de llevárselas, así que nos las trajimos a todas y así empezamos a buscarles adoptantes. Vimos que era posible, que había gente interesada en tener ratitas y de a poquito fuimos sacando más y haciendo contactos para que seguir rescatando”, dijo la joven a TN.

De a poco la conexión fue creciendo y hoy, aseguró Jimena, son parte de su familia. “Pensé que iban a ser unos animales que iba a tener en una jaula, no pensé que iba a interactuar con ellas ni tener mucho contacto, pero honestamente me sorprendí muchísimo ni bien las traje porque son animales super cariñosos, super sociables que disfrutan un montón de pasar tiempo con las personas. Fue así como decidí formar parte del grupo”.

Team Ratas, una agrupación de rescate de animales

Veinte casas de tránsito conforman Team Ratas, una agrupación de rescate que nació con un mismo objetivo en común: darles una nueva oportunidad a mascotas pocos convencionales. Hoy más de 200 ratas de laboratorio buscan un hogar definitivo.

La agrupación rescató más de 6 mil ratas. (Foto: TN)
La agrupación rescató más de 6 mil ratas. (Foto: TN)

“Los bioterios nos suelen dar animales que ellos llaman de descarte, que crían de más y que no van a utilizar, o animales de reproducción que son un poco más grandes, lo que se usan para tener crías. Ninguno de ellos han pasado por ningún experimento o testeo porque ese tipo de animales generalmente no sobrevive y no los suelen dar, los que nos dan son lo que ellos normalmente sacrificarían”, detalló la joven a este medio.

Además, contó cómo sigue el proceso una vez que llegan a ellas: “Nosotras organizamos los rescates, vamos a buscarlas, nos ocupamos de conseguir más casas de tránsito si es necesario, jaulas o lo necesario para que las personas los reciban. Las repartimos en cantidades y siempre divididas por sexo: todas las hembras juntas y todos los machos juntos y también por edades”.

La convivencia con ratas

La edad, la cantidad de tiempo viviendo en un laboratorio y el trato que recibieron previo a llegar a la agrupación son piezas fundamentales para una nueva adaptación. “Cada una tiene un carácter diferente y es muy particular. Cuando más chiquitos son es más fácil la adaptación, pero generalmente al estar en un lugar más o menos grandes, al tener juegos e interacción entre ellas se acostumbran bastante rápido, por ahí les puede costar un poco más a convivir con seres humanos, sobre todo los agarres y ese tipo de cosas”, contó Jimena.

Las ratitas viven en jaulas tipo penhouse ratonero: el alto mínimo es 170 centímetros porque ellas disfrutan bastante trepar, por lo que tienen que ser sí o sí jaulas y no peceras ni terrarios. En el piso de la misma se les pone algún tipo de sustrato que, dependiendo la jaula, variar entre marlo de choclo, telas de polar o algún tipo de absorbente.

Actualmente más de 200 ratitas buscan hogar. (Foto: TN)
Actualmente más de 200 ratitas buscan hogar. (Foto: TN)

Se alimentan con balanceados específicos para ratas, aunque también se les puede armar mezclitas caseras que son a base de semillas y cereales.

Cuando todo está en orden y ellas ya conocen el calor de un hogar, comienza la selección de familias. “Una vez que ya tenemos las ratitas acá lo que empezamos a hacer es publicarlas en las redes sociales, a través de @TeamRatas, y le pedimos a la gente interesada que complete un formulario de adopción con cuantas preguntas sobre diferentes cosas que a nosotros nos dan la pauta de si son ideales o no para tener este tipo de animales”.

Si el formulario es correcto, el paso siguiente es armar todo para su llegada. Eso sí, se dan de a dos sin excepción: “Son animales acostumbrados a estar con más animales, solas se pueden deprimir”, explicó la rescatista.

Un número increíble: más de 6 mil ratas rescatadas

Seis mil es el número estimativo de roedores que pasaron por esta agrupación y cuatro mil la cantidad que consiguieron una familia para siempre o, por lo menos, para los aproximados 2 o 3 años de vida que tienen. “Muchas no hemos dado en adopción porque se han quedado por diferentes motivos”, destacó Jimena quien asegura que pese a estar acostumbrada a convivir con sus ratitas, cualquiera de ellas puede irse en adopción si la demanda es alta y las personas son adecuadas.

Seis mil ratas fueron rescatadas de bioterios. (Foto: gentileza Jimena Ortega)
Seis mil ratas fueron rescatadas de bioterios. (Foto: gentileza Jimena Ortega)
¿Las ratas conviven con gatos?

Sí, la convivencia entre ratas y gatos es posible y así lo demuestra Jimena. Ella vive con su gatita Juana, quien pasea entre medio de las jaulas y hace como si sus hermanas ratunas no existieran. “Las ratitas pueden convivir sin problema con otros animales, generalmente depende más del otro animal que de la rata, ellas son bastante curiosas y se adaptan, por ahí con los gatos algunas pueden tener un poquito más de reparo al principio, sobre todo por el olor, pero si el otro animal no les hace nada enseguida se dan cuenta de que no representa ningún peligro”, explicó.

Regaliz y Helado de Chocolate son dos de las ratas que más se destacan. Las que hacen monadas, dan vuelta toda la jaula y se escapan para alborotar a las ratas mayores.

La convivencia con la gatita Juana. (Foto: TN)
La convivencia con la gatita Juana. (Foto: TN)
Enfermedades, mitos y adopción: cómo es tener una rata de mascota

Un tema recurrente entre los interesados en adoptar es la consulta sobre la transmisión de enfermedades. “Estas son ratitas de bioterio, estuvieron toda la vida dentro de un laboratorio con lo cual no tienen contacto con el exterior y por ende no hay posibilidades de que se puedan agarrar alguna enfermedad. Ni las propias ni las zoonóticas”, explicó.

En el mismo sentido, Jime remarcó que “son animales que cargan con un prejuicio enorme” y señaló que la falta de higiene en ellas es el mito más grande: “Son muy limpias, están todo el tiempo acicalándose, similar a un gato. Cuando las agarras a upa y les das besos, al soltarlas lo primero que hacen es limpiarse”, contó.

“Conviven perfectamente con niños, con adultos, con todo el mundo, porque no son para nada agresivos y no tienen ningún problema que no tenga cualquier otra mascota”, destacó y añadió que “convivir con ratas no es particularmente distinto a tener cualquier otro tipo de animal”.

Besos entre Jime y Regaliz. (Foto: TN)
Besos entre Jime y Regaliz. (Foto: TN)

La rescatista marcó que “la única diferencia con un perro o gato son las jaulas”, pero que la mayoría de las personas que adoptan las dejan sueltas en sus casas. “Ellas no suelen hacer mucho ruido salvo cuando juegan o por el bebedero, pero son muy tranquilas”, aclaró.

“Les gusta jugar, salir, explorar, les gusta estar encima tuyo, subirse y esconderse por la ropa. Son muy cariñosas, si te vas de vacaciones unos días te das cuenta de que te extrañaron porque cuando llegas las tenés a todas pegadas en la puerta de la jaula. No hace falta más que verlas, pero como todo, hay un prejuicio. Cuando las conoces te das cuenta de que son animales divinos, limpios, cariñosos y que no tienen mucha diferencia con otros animales que entendemos como mascotas”, detalló Jimena.

También podría gustarte