Juzgan a Fabián Tablado por violar las perimetrales

Fabián Tablado, el femicida que en 1996 asesinó de 113 puñaladas a su novia Carolina Aló, recuperó su libertad en febrero de 2020 tras cumplir sus condenas y volvió a ser detenido hace diez meses por violar dos restricciones perimetrales que tenía con el padre de la víctima y con sus hijas mellizas, será juzgado este martes por esa causa que lo llevó nuevamente a prisión.

El juicio, que por los recaudos por el Covid-19 se realizará con las partes de manera remota y electrónica, se iniciará a las 9 ante el juez Correccional 6 de San Isidro, Hernán Sergio Archelli y tendrá este martes su única jornada.

Edgardo Aló, padre de la víctima del femicidio y damnificado en esta causa, irá a conectarse para el debate a la sede de la fiscalía de General Pacheco, donde participará de la audiencia junto a l fiscal de juicio Diego Callegari.

Tablado también participará del juicio de manera electrónica, desde la Unidad 46 de San Martín donde se encuentra detenido y su defensor será el abogado particular Flavio Ojeda Carrasco.

El defensor había planteado la posibilidad de acordar un juicio abreviado pero el fiscal Callegari, se opuso y solicitó que el debate se realice sí o sí de manera oral.

Tablado enfrentará una imputación por “desobediencia reiterada” (dos hechos), delito contemplado en el artículo 239 del Código Penal, que prevé una pena de 15 días a un año de prisión como máximo.

El imputado lleva casi 11 meses preso, ya que se lo detuvo el 16 de diciembre del año pasado, por lo que si es condenado al año de pena máxima, recuperará la libertad en poco más de un mes.

En el requerimiento de elevación a juicio el fiscal de Rincón de Milberg que instruyó la causa, Sebastián Fitipaldi, dio por acreditado que “el día 19 de octubre del 2020 entre las 15.20 y las 17 aproximadamente, el aquí imputado se desplazó caminando por el puente Sacriste, ubicado en Av. Libertador San Martín cruzando la calle Lavalle de la localidad y partido de Tigre”.

Tablado quedó grabado por las cámaras de Tigre caminando junto a sus hijas mellizas por ese puente, con barbijo, lentes oscuros, bermuda y una remera azul.

El fiscal señaló que desobedeció e hizo caso omiso a la resolución dictada por la jueza de Familia 2 de Tigre, Silvia Sendra, en la que le prohibía acercarse a menos de 500 metros del domicilio o del lugar de trabajo del denunciante Aló, en la Dirección Nacional de Migraciones de Tigre, ubicada a 150 metros de donde Tablado pasó caminando.

Pero a Tablado le imputaron un segundo hecho de desobediencia porque la misma jueza también le había impuesto otra perimetral que lo obligaba a usar una tobillera electrónica, para que no se acerque a menos de 300 metros de su exmujer, Roxana Villarejo -con quien se casó en la cárcel en 2007, luego se separó y amenazó de muerte, hecho que le valió una segunda condena-, y que también incluía a sus hijas.

Según la fiscalía, de esa disposición que también suspendía el contacto con sus hijas, Tablado había sido notificado un día antes de violarla.

Tablado se defendió diciendo que solo le habían notificado los domicilios particulares de Aló y sus parientes, pero que desconocía cuál era el laboral de su exsuegro, y también dijo que ese 19 de octubre, el encuentro con sus hijas se dio de común acuerdo con su exmujer, con quien dijo tener una “excelente relación”, y con la supervisión de su suegra.

También podría gustarte