Jubilado nazi tenía un arsenal en su casa: fue a juicio

Un tribunal alemán comenzó hace unos días el juicio contra un millonario de 84 años al que acusaron de retener en su casa elementos del nazismo. Lo que guardaba no eran solo artículos de memorabilia ni material que sea fácil de ordenar: tenía un auténtico arsenal que incluía hasta un tanque Panzer de 40 toneladas.

Entre los elementos que la justicia encontró en el garaje de la casa donde vive Klaus-Dieter F. en la ciudad de Kiel, al norte de Alemania, había un tanque, un cañón antiaéreo, pistolas, fusiles de asalto, mas de mil balas y una gran cantidad de polvo de nitrocelulosa en una caja de metal.

El arsenal fue descubierto en 2015 mientras la Policía buscaba una lista de objetos desaparecidos durante la Segunda Guerra Mundial, entre ellos una estatua de bronce que el acusado tenía en su domicilio.

Klaus-Dieter F. tenía distribuido en todo el lugar más de cien maniquíes con uniformes de todas las divisiones militares que tuvo el régimen nazi. Además, había piezas de arte que Adolf Hitler tenía en su despacho y estatuas que hizo el escultor austríaco Josef Thorak, uno de los más populares del nazismo.

Después de la guerra, las obras de arte pasaron mucho tiempo en una de las guarniciones soviéticas en Eberswalde de la Alemania Oriental, y a fines de la década de 1980 se esfumaron.

Según lo que precisó el sitio del canal Deutsche Welle, la investigación policial condujo a Klaus-Dieter F., en cuyo sitio se descubrió otra escultura del período del Tercer Reich, considerada desaparecida: un hombre desnudo con una espada. Esta pieza también estuvo en la Cancillería del Reich y no se supo más de ella después del conflicto bélico.

Este medio, además, detalló cómo operaba Klaus-Dieter F. su tanque. Varios vecinos del hombre declararon que encendía periódicamente al Panzer para evitar que el motor se oxidara y que en invierno lo usaba para limpiar los caminos de nieve.

En el momento en el que sacaron todo el material de la casa, en 2015, fueron necesarios más de veinte militares para mover al tanque desde el sótano de la propiedad. El hombre declaró al vehículo militar lo compró en un depósito en el Reino Unido como “chatarra”.

De acuerdo a la agencia DPA, el fiscal del caso, Thorsten Wolke, explicó que el tanque fue restaurado por el acusado, lo que significaría una violación de la Ley de Control de Armas de Guerra y otros delitos relacionados con armas. Esa infracción es castigada con un mínimo de un año y un máximo de cinco años de prisión.

Los expertos del tribunal creen que solo el cañón antiaéreo puede ser considerado como un arma de guerra y que ninguna de las otras armas incautadas funcionan.

 

También podría gustarte