Inesperado hallazgo en el caso de la mujer policía que mató a su bebé y se quitó la vida: ¿suicidio inducido?

La muerte de la oficial Belén Elizabeth Aquino (28), quien mató de un balazo a su bebé de un año y luego se suicidó con la misma arma, desató un drama familiar en Merlo. Con los resultados de la autopsia, los investigadores barajaban la posibilidad de que la joven polícia haya tomado la drástica decisión al enterarse que estaba embarazada y tras recibir amenazas de una de sus ex parejas.

En el informe realizado por los médicos forenses, dado a conocer en las últimas horas por el sitio Primer Plano Online, detallaron que Aquino, quien se despeñaba como numeraria de la División de Seguridad y Custodia de la Policía Federal, cursaba un embarazo de 20 semanas de gestación y que se suicidó con un disparo en la cien, mientras que su bebé de un año murió de un tiro en la cabeza.

Ambos cuerpos fueron encontrados por la madre de la policía, quien vive en una casa ubicada en el mismo terreno que la de su hija, en Antequera al 1500, en Merlo.

Al ser entrevistada, la mujer aseguró haber escuchado dos detonaciones cerca de las 9 de la mañana del pasado miércoles y al ingresar, encontró a su hija fallecida arriba de la cama, a su nieto sobre el regazo de ella y en la mano derecha de la joven un arma de fuego.

En una habitación contigua estaba el otro hijo adolescente, de 13 años, a quien Aquino le dejó una carta escrita de puño y letra en la cual le explicó qué la llevó a tomar la decisión, con fecha de septiembre.

Además, indicó el citado medio, hay otros elementos que recabaron los investigadores y que posibilitaban avanzar hacia nuevas hipótesis. En ese sentido, Aquino era víctima de violencia de género y sufría amenazas por parte de sus ex parejas, una de las cuales denunció en mayo pasado y tendría una orden de restricción.

El padre del bebé fallecido, por su parte, está preso por una causa caratulada como tentativa de homicidio, encubrimiento y robo, que data de 2019, que tramita en la Fiscalía N°5 de Morón, a cargo del mismo fiscal que investiga la muerte de Aquino, Carlos Oviedo.

Pero la relación a la que apuntaban los investigadores es una posterior, también con otro preso, que la amenazó de muerte y con que iba a incendiarle la casa si salía de prisión.

La pista clave para establecer qué ocurrió en las horas previas a la muerte será la apertura del celular de la joven. En ese sentido, los investigadores buscaban esclarecer si estas amenazas, más el embarazo en curso, llevaron a la joven al extremo de matar a su hijo y quitarse la vida.

 

También podría gustarte