Hormigueros gigantes y cráneos humanoides: la NASA encontró objetos extraños en Marte

A principios de esta semana, la NASA lanzó una impresionante panorámica de alta resolución tomada por la cámara Mastcam-Z de Perseverance y luego unida por ingenieros en el Laboratorio de Propulsión a Reacción de la agencia en Pasadena, California. La imagen muestra una cantidad increíble de detalles. Le permite obtener una vista sin precedentes del cráter Jezero circundante, una región de Marte que se sospecha que otrora fue un delta de un río seco. Entre las innumerables rocas, los científicos vieron un afloramiento bastante extraño.

Una piedra oscura, inusualmente alta, se destaca en el paisaje rocoso. Según el investigador principal de Mastcam-Z, Jim Bell, gracias a su forma similar a un mamífero acuático, el equipo ya la ha apodado «Roca Foca de Puerto». Es probable que la roca se haya formado durante eones de fuertes vientos que azotan el cráter. «Cráneos», objetos brillosos y otras anomalías.

Esta primera foto, como es el caso de muchas fotos tomadas por varios rovers y satélites, carece de cualquier elemento identificable que pueda dar perspectiva y tamaño a la imagen: ¿Hay hormigas marcianas gigantes en su interior? Eso libera la imaginación para, como sugieren algunos internautas, ver estos objetos como hormigueros gigantes. Después de todo, eso parece ser una colina en el fondo. Sin embargo, la mayoría está de acuerdo en que son solo rocas, aunque parece un poco sacrílego referirse a las rocas marcianas como «solo rocas».

La siguiente foto necesita menos imaginación pero más nivel de pareidolia: Con solo un pequeño aumento, este objeto de forma extraña hace que la mayoría de los observadores piensen en «cráneo». ¿Humano? Quién sabe, aunque la boca bien abierta recuerda a la expresión del famoso cuadro de Edvard Munch. ¿O acaso es una recreación en miniatura de la célebre «Cara de Marte» que se remonta a las misiones Viking.

Por último, la mejor y más divertida imagen de este primer lote son los objetos brillantes en una colina: Una vez que se determinó que no son escombros del resto de la misión, tanto la grúa del cielo como la parte con el escudo térmico se estrellaron mucho más lejos, los buscadores de anomalías decidieron que definitivamente son piezas de una nave espacial metálica, ya sea perteneciente a extraterrestres o a misiones humanas de hace mucho tiempo —altamente secretas— al planeta rojo.

 

También podría gustarte