Hallan a una nena desaparecida, pero lo que parecía un final feliz reveló un escalofriante caso de abuso y abandono

Lo que se suponía era un final feliz el viernes a la mañana cuando una niña de tres años fue hallada en La Banda, Santiago del Estero, luego de estar perdida por unas cinco horas, más tarde se convirtió en un terrible suceso, cuando quedó al descubierto el calvario que sufrió la menor, que fue golpeada y abusada al parecer por el ex novio de su madre.

La principal hipótesis es que el acusado ingresó a su casa —cuando ella estaba sola— la sacó, la golpeó, la abusó y la abandonó en el monte.

La búsqueda de la menor comenzó en horas de la madrugada, cuando su madre se presentó en una Comisaría y manifestó que había salido a un quiosco y al regresar la pequeña no estaba en su casa del barrio Villa Raquel.

Desde entonces, sin más detalles, toda la policía bandeña comenzó con las averiguaciones para dar con la pequeña. A esta búsqueda se sumó personal de la División Canes y tras diagramar el operativo, con ayuda del perro “Arturo” lograron ubicarla diez minutos más tarde del inicio, en cercanías de calle Coronel Rivas.

La menor estaba entre la maleza, con sus prendas de vestir sucias, con golpes en el cuerpo, en medio de una crisis de llanto. De inmediato, los paramédicos que también participaban de la búsqueda, auxiliaron a la pequeña y la trasladaron al Centro de Salud Banda.

Cuando todo parecía que tendría un final feliz, se descubrió lo peor. Los médicos que la examinaron por orden del fiscal José Alberto Piña, manifestaron que la menor presentaba signos de abuso sexual y hematomas compatibles con golpes.

Ante el trágico escenario y la pequeña que no paraba de llorar, se inició otra causa. La coordinadora de la Unidad de Delitos Contra la Integridad Sexual, Dra. María Alicia Falcione y la fiscal de turno, Dra. Ana Azar, se hicieron presentes en el centro asistencial.

Los médicos les habrían confirmado que las heridas que presentaban eran recientes, por lo que iniciaron las averiguaciones para reconstruir cómo fueron las últimas horas de la niña.

Las doctoras Falcione y Azar se entrevistaron con la madre de la menor, quien reiteró que había dejado a la menor sola por un corto período, pero esto habría sido desvirtuado cuando las autoridades judiciales tomaron otros testimonios.

Más tarde se trasladaron hasta la casa de la menor, donde además de trabajar con peritos de Criminalística, se entrevistaron con los vecinos quienes aportaron datos de relevancia para dar con el supuesto autor.

Todos las personas habrían sido contundentes sobre las características de la persona que habría merodeado la casa mientras la niña estaba sola. Se ordenó un alerta para demorar a quien fuera visto con características similares.

Personal de la Comisaría 56, cerca de las 11.30 mientras se encontraba de recorrido por inmediaciones del barrio Jerusalén, observó que un sujeto se internaba en el monte con idénticas características a las señaladas.

El sospechoso, al ver a los uniformados, intentó internarse entre la maleza realizando disparos, pero fue reducido. Al ser identificado determinaron que se trataba de la ex pareja de la madre de la menor, un sujeto (28) apodado “Pingorio”, quien vivía “de prestado” en un rancho, en el barrio Villa Raquel.

De inmediato quedó aprehendido, acusado de abuso sexual con acceso, agravado por el daño a la salud. Mientras que la misma medida fue ordenada para la madre, acusada de abandono de persona.

También podría gustarte