Gritos de los productores y llanto desconsolado de sus compañeros: Coqui de Cebollitas reveló el lado oscuro de la serie para niños

Al igual que Chiquititas, Cebollitas es una de las series dedicadas al público infantil más recordadas de la década del noventa. La misma se emitió entre 1997 y 1998.

A 23 años de su debut, Juan Yacuzzi, quien se puso en la piel de Coqui, uno de los protagonistas, se animó a contar el lado b de lo que sucedía en las grabaciones de la tira.

“Tiene sus pro y sus contras pero es lo que elegí de chico. A algunos chicos las madres los pusieron en la tele y después eligieron otro camino, somos muy pocos los que quedamos en el medio. Para hacerla corta, si hoy grabáramos la tira y tuviéramos celulares con las cagadas a pedos y los gritos de los directores hoy no se podría hacer”, comenzó en diálogo con Mitre Live.

“Teníamos mucha presión y eso que yo era el más grande pero había chicos de 8 o 9 años, como Gamuza o Dalma Maradona. Se escuchaban unos gritos….o cuando nos tentábamos. Se escuchaban unas caga… a pedos terribles, innecesariamente aparte. O mismo cuando nos tentábamos y nos caga… a pedos como si hubiéramos matado a alguien. Si hoy grabaras ese griterío con un celular, hay varios que no trabajarían más”, continuó filoso.

Sobre los fuertes retos que recibían por parte de los productores, Yacuzzi añadió: “Hay algunos que se volvían muy locos y parecía que se desmayaban, se ponían rojos de gritarnos, viste. Tiraban el papel en el piso y se re contra calentaban. Algunos lloraban y todo. Si llegáramos a grabar Cebollitas de nuevo y Diego (Maradona) estuviera vivo y se enterara de eso, se hubiera armado un quilombo terrible. Nosotros pensábamos que era algo normal, que te equivocadas con la letra y que te griten y te cag… a pedos. Hoy por hoy, si yo me entero que a mi hijo un director le grita de esa manera, como nos gritaban a nosotros, es para matarlo. No tenía nada que ver. Yo veía a compañeros llorando pasándola mal”.

“Se aprovechaban porque lo podían hacer, estaba muy mal. A todos nos hacían lo mismo, a Dalma la cagaban a pedos también. Si un padre hubiese visto como nos gritaban, se metía a frenar eso. Te lo puede decir cualquier cebollita. Yo te digo lo que viví en las grabaciones y esto nunca se dijo por miedo a que te llamen más”, sumó.

Finalmente, “Coqui” reveló que la situación habría sido aun peor en el rodaje de Chiquititas: “Si hay algo que te molestó de chico, no está de más decirlo. Trabajar con chicos no es algo que cualquiera puede hacer y se tendrían que haber manejado mejor. Una vez agarraron un cuartito, una sala, y nos encerraron a todos ahí. Los de Chiquititas los llamaban “La Pecera”, y nos encerraron a todos. Nosotros éramos chicos y queríamos jugar. Imaginate tener a 25 chicos encerrados durante horas, no sabíamos qué hacer. Hacíamos la nuestra y dentro de todo nos divertíamos”.

“Los de Chiquititas lo mismo pero parecían un regimiento. Uno tras otro con su uniforme. Era tremendo. Si a nosotros nos tenían así, no me quiero imaginar cómo los tenían a ellos, había tensión. Si estas cosas las hubiese podido evitar, olvidate, esas cosas no estaban buenas y nunca las contamos”, cerró indignado.

También podría gustarte