Greta Thunberg criticó la cumbre climática COP26 de Glasgow y aseguró que fue puro “bla-bla-bla”

Tras el acuerdo alcanzado este sábado en la cumbre mundial climática COP26, la activista sueca Greta Thunberg lamentó que el encuentro realizado en Glasgow haya sido un “bla-bla-bla”.

“Se acabó la #COP26. Aquí hay un breve resumen: Bla, bla, bla. El verdadero trabajo continúa fuera de esas salas. Y nunca, nunca nos rendiremos”, dijo en Twitter la figura emblemática del movimiento Fridays for Future tras la conferencia mundial sobre el clima.

La capital escocesa fue escenario durante los últimos días de arduas negociaciones para alcanzar acuerdos que reduzcan los daños ambientales en el planeta.

Luego de una jornada frenética de negociaciones, un un día agregado al programa original para seguir el debate, la COP26 de Glasgow logró un acuerdo que para muchos será clave en la lucha contra el cambio climático. Pero causó decepción en gran parte de los participantes.

Los negociadores de casi 200 países aprobaron un nuevo acuerdo sobre medidas climáticas después de una intervención de último momento de la India para mitigar el lenguaje sobre la reducción de emisiones del carbón.

Varios países, incluidas pequeñas naciones isleñas, dijeron que estaban profundamente decepcionadas por la expresión “reducir gradualmente’’ en lugar de “eliminar gradualmente” la energía generada por el carbón, la mayor fuente de emisiones de gas invernadero.

En un final de enorme dramatismo, el presidente de la conferencia, Alok Sharma, anunció que el Pacto Climático de Glasgow quedaba aprobado.

El propio Sharma tuvo que interrumpir sus palabras en dos ocasiones al no poder evitar las lágrimas por la alteración y pidió disculpas por “cómo se ha desarrollado el proceso”.

La enmienda india fue aprobada por el resto de países, de forma muy reticente, para evitar que las negociaciones se rompieran y se cosechase un fracaso de dimensiones históricas.

El acuerdo acelera la acción contra el cambio climático e insta a los países a elevar sus metas de reducción de emisiones durante esta misma década, aunque reconoce que los países tienen “responsabilidades comunes pero diferenciadas”.

El texto reconoce que limitar el calentamiento a 1,5 ºC requiere de “reducciones rápidas, profundas y sostenidas de emisiones globales de gases de efecto invernadero, incluida una reducción de emisiones de dióxido de carbono del 45 % para 2030 en relación al nivel de 2010”.

Respecto a la financiación para los países en desarrollo, uno de los puntos que más divergencias provocó, el Pacto Climático de Glasgow insta a los Estados ricos a duplicar “como mínimo” su aporte para la adaptación de los países más desfavorecidos antes de 2025 respecto a los niveles de 2019.

También podría gustarte