Florencio Varela: una iglesia evangélica ocultaba un ring de riñas de gallos

Una iglesia evangélica de Florencio Varela era usada como fachada para esconder un sitio donde se organizaban riñas de gallo, en el que los asistentes, lejos de cumplir con la palabra de la Biblia, apostaban desde 500 pesos en las feroces peleas donde las aves eran rehenes de la codicia de los humanos.

Este descubrimiento se produjo cuando los vecinos del barrio San Jorge comenzaron notar ciertos movimientos extraños, muy diferentes a lo que se está acostumbrado vivir en una establecimiento religioso.

Por eso, decidieron llamar a la policía, que realizó un allanamiento, en el cual se detuvieron a 48 personas. De éstas sólo permanece aprehendido un hombre de 57 años que era el encargado de organizar las competencias.

Producto del accionar policial, se logró liberar a 42 gallos -23 del sujeto apresado y 19 de los apostadores- e incautaron un total de 30 mil pesos, 20 jaulas, anotaciones y pizarras, entre otros elementos.

¿Cómo se descubrió todo? El hallazgo comenzó cuando los vecinos observaron ciertos movimientos extraños en la Iglesia Estanque de Siloé.

Allí había una presencia llamativa de autos estacionados, desde donde se bajaban cajas, en las que se sospecha que se empleaban para trasladar a los animales.

Lejos de quedarse con la inquietud, llamaron al 911. Posteriormente, la Departamental de Quilmes envió a un agente a observar qué es lo que sucedía. Atravesó una puerta lateral de la iglesia, caminó a lo largo del pasillo, despejó unas maderas y se encontró con una verdadera sorpresa. Tablones, pizarras, gallos y en el centro…un ring.

A partir de allí personal de la comisaría 1ra. de Florencio Varela, del Grupo Táctico Operativo y del Comando de Patrullas allanó la casa tras obtener una orden de allanamiento.

En relación a la pizarra, fuentes policiales señalaron que allí se anotaban los números de las jaulas que identificaban a los gallos que iban a pelear representando a sus respectivos apostadores.

Las apuestas la organizaba un hombre de 57 años, dueño del lote. El individuo quedó aprehendido acusado de los cargos de los delitos de maltrato animal y de organización de juego clandestino.

Con respecto al destino de los plumíferos, desde la Policía Departamental de Quilmes señalaron que la Unidad Funcional de Instrucción Judicial 5 de Florencio Varela, que es el área que encabeza la investigación, se encargará de la reubicación de los animales, que fueron examinados por veterinarios del área de Bromatología de la Municipalidad que encabeza Andrés Watson.

En declaraciones periodísticas, las fuentes de la investigación señalaron que los policías son los encargados de darle “maíz y agua” al tiempo que comentaron que mantienen “las jaulas tapadas porque eso los mantiene tranquilos hasta que se dispone su adecuación en otros lugares”.

Para esclarecer el mencionado caso, los uniformados grabaron videos con cámaras ocultas que confirmaron lo que estaba sucediendo con las pobres aves, cuyo sufrimiento, finalizó con el allanamiento organizado por las fuerzas de seguridad.

 

También podría gustarte