Estaba con prisión domiciliaria, golpeó en la cabeza a su expareja y se quitó la vida

Un hombre que estaba con prisión domiciliaria y portaba una tobillera electrónica atacó hoy a golpes en la cabeza a su expareja en una vivienda de la localidad bonaerense de Bragado y tras el intento de femicidio se suicidó, informaron fuentes policiales.

El hecho se registró alrededor de las 11 de esta mañana en una casa situada en Alem y El Pampero, en el mencionado municipio ubicado a unos 210 kilómetros al oeste de la Ciudad de Buenos Aires.

Fuentes policiales informaron a Télam que la víctima, identificada como Marina Bovio (40), fue encontrada en la vereda con sangre en la cabeza, tras lo cual refirió que minutos antes había discutido con su expareja, llamada Raúl Martínez (64).

“Tenía la cabeza llena de sangre y me gritaba que llame a una ambulancia porque se moría, lo único que pude hacer es ponerle una toalla en la cabeza”, relató a Bragado TV un vecino que la auxilió.

Según las fuentes, la víctima fue trasladada de urgencia al hospital local, donde quedó le practicaron las primeras curaciones y quedó internada.

Al llegar al lugar, personal policial ingresó al inmueble, donde observó que había un gran desorden y manchas de sangre en varias habitaciones.

Los efectivos hallaron fallecido a Martínez, quien se había colgado del techo de un galpón ubicado en la parte trasera de la casa.

Las fuentes añadieron que Bovio y el hombre, el cual poseía una tobillera electrónica en el marco de una causa por “abuso sexual”, tenían una hija en común.

“Él estaba en prisión y podía salir hasta la reja nomás, a la calle no podía salir. Aparentemente la llamó para que le haga los mandados”, precisó el vecino que vive hace más de 30 años en el barrio.

También podría gustarte