“escuadrón del placer” de Corea del Norte: colegialas vírgenes seleccionadas para complacer a Kim Jong-un

El oscuro ¨Escuadrón del placer¨ es un harem seleccionado entre colegialas de 13 años, previo sometimiento a un test que compruebe su virginidad. Las niñas son destinadas a complacer al líder supremo y sus allegados.

Esta enferma tradición, creación de su abuelo Kim Il-sung y mantenida a lo largo de los años hasta el fallecimiento de su padre, Kim Jong-il en el 2011, fue resucitada por el actual dictador hace apenas 5 años.

Detrás de los muros de sus palacios ultra protegidos, se sospecha que Kim Jong-un se recluye y desaparece de la escena algunas semanas. Mientras el mundo especula con su muerte, el dictador y otros funcionarios de alto rango se estarían allí gozando de los entretenimientos brindados por su harem.

Se dice que está formado por unas 2.000 niñas tiene diferentes funciones que incluyen no sólo cantar y bailar para la élite de la nación, sino también participar en extraños juegos sexuales y orgías.

Es conocida la fama de Kim, inclinado a una vida esotérica de lujosas indulgencias. Tanto, que en el año 2015 decidió reinstalar el horroroso ¨escuadrón del placer¨, y exigió renovar el staff. No había otra opción, porque el que servía a su padre había sido disuelto.

Las versiones más perturbadoras indican que algunos miembros del grupo son niñas de tan solo 13 años, que son sacadas directamente de las escuelas y obligadas a ejercer el trabajo sexual. Los desertores de Corea del Norte aseguran que deben someterse a exámenes médicos invasivos para demostrar que son vírgenes al ser reclutadas.

Comenzó durante el reinado del fundador de Corea del Norte, Kim Il-sung, quien todavía es considerado el presidente eterno del país, a pesar de haber fallecido en 1994.

Hacia fines de la década de 1970, en el apogeo de su poder, envió a sus funcionarios a recorrer la nación en busca de las jóvenes y niñas más atractivas para actuar como cantantes y bailarinas. Algunas de ellas también comenzaron a trabajar como sirvientas, pero a las más atractivas sexualmente se les ordenó convertirse en “mujeres de consuelo” para funcionarios poderosos. Muchas de estas niñas tenían entre 13 y 14 años y en ocasiones eran ofrecidas por sus propias escuelas para el servicio.

Kim Il-sung apuntó específicamente a las vírgenes porque creía que tener relaciones sexuales con ellas le permitía absorber el “ki” o la fuerza vital de una niña. Las autoridades les dirían a los padres de las niñas que sus hijas estaban siendo llevadas a una importante misión para servir a Kim Il-sung. Sus familias debían aceptarlo por no tener voz en la decisión.

Luego, las niñas serían trasladadas y mantenidas en las mansiones de los líderes del partido, donde se esperaba que hicieran lo que se les dijera. Los oficiales del ejército de Corea del Norte a menudo tomaban a las mujeres como esposas después de que eran “retiradas” de sus deberes sexuales a los 20 años.

Una vez incorporadas al ¨escuadrón¨, las niñas serían clasificadas en diferentes unidades. Una de canto y baile, otra de masajes donde hasta incluso serían enviadas al extranjero para su formación. Y finalmente una última unidad, llamada Manjokjo, que tendrían la tarea explícita de brindar servicios sexuales.

Después de la muerte de Kim Il-sung, su hijo, Kim Jong-il, mantuvo la práctica y tuvo una serie de amantes. Pero no sólo los líderes supremos explotaban y sometían a las niñas a sus designios, sino también otros miembros de la dinastía Kim.

Kenji Fujimoto, un chef de sushi que trabajó para los Kim entre 1989 y 2001, afirmó que el hermano de Kim Jong-il, Jang Song Thaek, era el encargado de las audiciones de las jóvenes para el dictador. Pero además, las utilizaba él mismo para satisfacer sus deseos, condición que aseguraba pasar el examen, según dichos de Fujimoto a NK News. ¨Habría audiciones separadas para las bailarinas. El panel les pedía que levantaran las piernas y todo eso”, relató.

Finalmente, Thaek fue ejecutado por un pelotón de fusilamiento por orden de su sobrino, Kim Jong-un, que lo consideraba una amenaza. Las versiones indican que fue volado en pedazos por ametralladoras antiaéreas antes de que sus restos fueran incinerados por lanzallamas.

En el año 2010, una mujer conocida como Mi Hyang desertó a Corea del Sur, alegando haber estado en ¨escuadrón del placer¨ de Kim Il-sung. Dijo que fue reclutada a los 15 años, mientras estaba en la escuela.

“Inspeccionaron a todas las alumnas y dejaron a un lado a algunas de ellas, incluyéndome a mí, e hicieron un registro detallado de mi historial familiar y registro escolar”, escribió en un blog. “Me preguntaron si alguna vez me había acostado con un niño. Me sentí muy avergonzada de escuchar esa pregunta”. Mi Hyang pasó dos años en el harem.

Lee Il-nam, el sobrino de Kim Il-sung, mencionó al “Kippumjo” en una memoria que publicó mientras vivía en el exilio antes de ser asesinado en 1997. Describió imágenes de fiestas salvajes en la residencia de Kim Jong-il, en Pyongyang, que duraban hasta las primeras horas de la mañana. “La rutina en las fiestas incluía comer, beber y bailar, pero generalmente terminaba con juegos eróticos”, escribió.

“Uno de los favoritos era un juego en el que los perdedores tenían que quitarse la ropa uno a uno. Se hizo cumplir, independientemente de hombres o mujeres. Si se emborrachaban mucho, también jugaban a afeitarse”. Lee señaló que si los hombres perdían, debían afeitarse parte de la cabeza mientras que las mujeres, se afeitaban el vello púbico.

Añadió que algunas fiestas se dedicaban exclusivamente al sexo, cuando Kim estaba de “particularmente buen humor”.

Al morir el padre de Kim Jong-un, en el año 2011, el Kippumjo fue desactivado. El profesor Toshimitsu Shigemura, un experto en Corea del Norte en la Universidad Waseda de Tokio, aseguró, según The Telegraph, que las mujeres que entretuvieron al padre del actual líder supremo conocían muchos secretos por lo que se les ordenó prometer no revelar ninguna información antes de ser enviadas de regreso a sus lugares de origen.

Se cree que cada una de las mujeres ha recibido pagos de alrededor de USD 4.000, que es una cantidad asombrosamente grande de dinero en efectivo en una Corea del Norte asolada por la pobreza y electrodomésticos, a cambio de su silencio.

Pero luego, en 2015, surgieron informes en Corea del Sur de que Kim Jong-un estaba a la caza de reclutar nuevas niñas y mujeres altas y muy atractivas para un nuevo ¨escuadrón del placer¨ completamente propio.

Se dice que el tirano “desarrolló un gusto” por las “doncellas dóciles” mientras recibía tratamiento para la gota en 2014, informa Chosun Ilbo.

Una fuente le dijo al periódico surcoreano que las nuevas reclutas, “altas y hermosas”, fueron obligadas a recibir entrenamiento de seguridad en el Hotel Koryo en Pyongyang, antes de ser puestas a trabajar como las cientos de mujeres que las precedieron.