Es misionera y lleva seis meses sin poder reencontrarse con su esposo paraguayo por el cierre de fronteras: “Es inhumano”

El cierre de fronteras producto del aislamiento social obligatorio, impuesto en la Argentina desde el 20 marzo por la pandemia de coronavirus, dejó a muchas personas varadas sin poder regresar al país. Paola Barchuk es de Misiones, en 2019 se casó con un ciudadano paraguayo y lleva seis meses sin poder lograr que lo dejen ingresar al país.

En diálogo con TN, la mujer contó que su marido “no tiene residencia, ni siquiera DNI argentino”, ya que intentaron tramitarlo y no pudieron. “Nos dijeron que la residencia no la podíamos hacer porque no vivíamos acá, pero sí el documento”, recordó, sin embargo el trámite no prosperó.

“En su momento, el sistema no permitía hacerle el DNI, por burocracia, y él decidió seguir trabajando en Paraguay. Viajaba una vez por mes o cada dos meses, y nos veíamos”, explicó Paola. Y detalló sobre su situación: “Él estaba trabajando en un campo en Paraguay y no se quedó en la Argentina porque significaba quedarnos en un pueblo pequeño de Misiones y depender de mi padre”.

La mujer decidió permanecer en el país porque había estudiado maquillaje y marketing digital, con el objetivo de montar un negocio destinado a vender cursos online. “Me mudé a Posadas para remontar mi emprendimiento y la idea era que cuando eso sucediera él se mudara conmigo. Mientras tanto, él me mandaba todos los meses su sueldo entero”, señaló.

El 20 de marzo, cuando el presidente Alberto Fernández decretó la cuarentena obligatoria en el país, el marido de Paola estaba en la Argentina con ella. Pero si el domingo no pasaba a Paraguay, se quedaba sin trabajo. “Pensábamos que iban a ser un par de semanas, pero se fue alargando cada vez más”, explicó la mujer.

En abril su emprendimiento prosperó y no necesitó que le envíe más dinero para mantenerse. Pero él se quedó sin trabajo en Paraguay, lo que generó que necesitara regresar al país para estar en su casa, junto a su esposa.

La única solución que Cancillería le dio a esta pareja es sacar un permiso de ingreso consular. “Pero el Consulado argentino en Asunción no nos responde”, remarcó Paola, y contó: “La única opción que nos dan es la visa de reunificación familiar, que cuesta 550 dólares, más los apostillados, que están 30 dólares cada uno, lo que lleva el trámite a alrededor de mil dólares. Encima, llegaría a Ezeiza, y después debería venir a Misiones. Pero está todo trabado”.

Más allá de todo, la pareja estaba dispuesta a hacer la visa, pero tampoco puede. “Para hacerla él necesita los originales de mi residencia, de mi casamiento, que tengo yo. Pero el Correo Argentino no está mandando al exterior, lo va a enviar pospandemia, nos están frenando todo”, resaltó Paola.

La mujer reveló que “las repatriaciones terrestres gratuitas se trabaron”, que ellos intentaron que su marido cruzara por la frontera y hasta lo agregaron a la lista de repatriaciones, pero quedó todo en la nada. “Ahora, solamente están las aéreas, donde te comprás vos tu pasaje y venís. Él se puede comprar su pasaje pero el problema es que no lo van a dejar ingresar a la Argentina sin un permiso de ingreso consular y el Consulado no nos da respuesta”, se lamentó la damnificada, y aseguró que tanto ella como su marido le envían un e-mail cada mañana al organismo y no les responden.

“Nos tratan muy mal cuando llamamos, nos dicen que las repatriaciones son vía mail”, advirtió Paola, y contó con la voz quebrada: “Conozco gente que está con tratamiento de cáncer de riñón y no les responden, las personas se están muriendo. Esto es inhumano”.

Paola asegura que está “anímicamente mal” por no poder vivir con su esposo y que necesita que él pueda ingresar al país para poder ayudarla con su emprendimiento. “Tengo las piernas rotas y las manos atadas, necesito que alguien me ayude”, imploró.

 

También podría gustarte