“Es imposible”: un científico de la OMS admitió presiones de China para que no investiguen una fuga del Covid-19 del laboratorio de Wuhan

A principios de 2021, casi un año después de que comenzara la pandemia de coronavirus, una misión conjunta de la Organización Mundial de la Salud con China realizó un informe en donde indicaron que era “extremadamente improbable” que el origen de la enfermedad haya sido un hecho accidental de laboratorio en el Instituto de Virología de Wuhan. Sin embargo, un experto del organismo internacional ahora dio detalles del trabajo que realizó y despertó dudas.

El jefe del equipo de la OMS, Peter Embarek, indicó en una conferencia de prensa el 9 de febrero que, pese a que el mencionado laboratorio había realizado experimentos con coronavirus de murciélagos, era “muy improbable que algo pudiera escaparse de un lugar así”.

Ante esta conclusión, China aseguró que ese informe era el que tenía la última palabra y no quiso que se investigue a fondo alguna posible fuga en el lugar. De hecho señalaron que el origen de la enfermedad podría incluso haberse dado fuera de ese país.

Sin embargo, seis meses después de dar a conocer el informe, Embarek dio detalles sobre cómo China presionó a los investigadores de la OMS. En una entrevista con la cadena danesa TV2 dijo que los representantes de ese país se opusieron -hasta los últimos días de la misión- a cualquier mención de una posible fuga de laboratorio, alegando que “era imposible, y por tanto no había que perder el tiempo con ello”.

Ante esa postura, el experto insistió en que había que incluir algo en el informe al respecto, pero que ellos solo le respondieron que era “extremadamente improbable”.

Si bien Embarek dejó claro que, según su opinión, que haya ocurrido una fuga en el laboratorio es “improbable”, hizo mención a la hipótesis de que un empleado del lugar podría haber sido el “paciente cero”, al infectarse con un murciélago salvaje mientras recogía muestras.

En ese sentido explicó: “En ese caso, el virus saltó directamente de un murciélago a un humano, por lo que se trataría de un trabajador de laboratorio en lugar de un aldeano al azar u otra persona que tenga contacto regular con murciélagos. Así que está en la categoría de probable”.

De este modo, hizo referencia a una de las versiones sobre el origen del COVID-19 que sostenía que un trabajador chino de algún lugar alejado de la ciudad podría haber sido el denominado “paciente cero”.

El especialista sugirió que se realice una investigación en profundidad acerca del traslado del Centro de Control y Prevención de Enfermedades en Wuhan el 2 de diciembre de 2019 a un lugar cerca de un mercado donde se detectaron posteriormente rastros virales.

“También hay que trasladar la recogida de virus, la toma de muestras y otras recogidas de un lugar a otro”, precisó. Sobre este punto, tanto el informe de la OMS como China estuvieron de acuerdo en que no hubo interrupciones en el traslado.

Cuando al experto le preguntaron por qué creía que China se resiste a la teoría de una posible fuga del laboratorio como origen de la pandemia, él respondió: “Probablemente porque significa que hay un error humano detrás de tal incidente, y no están muy contentos de admitirlo”.

Por último, argumentó: “En parte está el sentimiento tradicional asiático de que no hay que quedar mal, y además todo el sistema se centra mucho en que uno es infalible y que todo debe ser perfecto. También puede ser que alguien quiera ocultar algo. ¿Quién sabe?”.

También podría gustarte