Enfermera confundió una vacuna con un anticonceptivo: indemnizan a los padres de una nena con discapacidad

La Justicia Federal de Estados Unidos decidió una indemnización de 10 millones de dólares para los padres de una nena que nació con ciertas discapacidades a raíz de la negligencia de una enfermera.

Según la demanda, de la que informó The Seattle Times, una refugiada salvadoreña que se había trasladado a Estados Unidos a la edad de 16 años, fue a un centro de salud para recibir una inyección de la hormona utilizada para el control de la natalidad, que debe aplicarse cada tres meses.

La mujer, que ya tenía dos hijos y estaba tratando de evitar otro embarazo, llamó más de dos meses después para programar la siguiente cita.

Sin embargo, en ese momento se enteró que estaba embarazada y que, por un error de la enfermera en la anterior visita médica, se le había inyectado una vacuna contra la gripe.

Tras el proceso judicial, el juez concluyó que el riesgo del nacimiento de un niño con discapacidad puede surgir cuando se altera el procedimiento para prevenir el embarazo.

En este caso, la hija de la mujer, que actualmente tiene 8 años, sufre de un defecto congénito conocido como “polimicrogiria perisilviana bilateral”, que provoca retrasos cognitivos, dificultad del habla, epilepsia, problemas de visión y otras complicaciones.

Los abogados de la familia remarcaron que fue “una batalla muy reñida”, que duró 8 años y se dilató debido a que los responsables de la clínica se negaban a asumir la responsabilidad por el error de la enfermera.

Ahora los padres expresaron su satisfacción por “estar a punto de recibir los fondos necesarios para la atención médica y tratamientos de su hija”, según RT.

También podría gustarte