En pleno cumpleaños, Francisco mandó mensaje subliminal contra Bullrich

“Toda fuerza letal usada por encima de lo ‘estrictamente necesario’ provoca una “ejecución ilegal”, un ‘crimen de Estado’. No usó medias tintas el Papa Francisco, al referirse a la legítima defensa y el uso de la fuerza pública. Aseguró que, para los elementos de seguridad, repeler a los delincuentes con la violencia ‘no es un derecho’, sino ‘un deber’ para la protección de los otros integrantes de la sociedad. Pero alertó contra los abusos, que provocan ‘ejecuciones extrajudiciales, sumarias o arbitrarias’. En resumen, denunció, ‘una pena de muerte escondida'”, resumió el influyente Vatican Insider.

La relación con la discusión local sobre el nuevo protocolo de armas de fuego para uniformados no sólo la hace Urgente24 sino también el periodista platense Andrés Beltramo Álvarez, quien fue ungido por Francisco para cubrir todo lo que suceda en el Vaticano:

“Una reflexión aplicable a nivel mundial, pero que coincide con candentes debates en curso en diversos países de América Latina. Por ejemplo en Argentina, que acaba de aprobar un cuestionado protocolo para el uso de armas de fuego por parte de las fuerzas federales. Un reglamento rechazado no sólo por organismos humanitarios y dirigentes opositores, sino también al interior de la colación gobernante Cambiemos. El temor es que alimente el llamado ‘gatillo fácil’.

Por eso resulta sugestiva la intervención del pontífice, de vigencia en otras naciones con fuertes problemas en materia de derechos humanos, como Filipinas. Jorge Mario Bergoglio abordó el asunto la mañana de este lunes, durante una audiencia a una comitiva de la Comisión Internacional contra la Pena de Muerte en el Palacio Apostólico del Vaticano. De la delegación formó parte un viejo conocido suyo: Roberto Carlés, jurista argentino también secretario de la Asociación Latinoamericana de Derecho Penal y Criminología.

‘Quiero volver a llamar la atención sobre las ejecuciones extrajudiciales, sumarias o arbitrarias, un fenómeno lamentablemente recurrente en países con o sin pena de muerte legal. Se trata de homicidios deliberados cometidos por agentes estatales, que a menudo se hacen pasar como resultado de enfrentamientos con presuntos delincuentes o como consecuencias no deseadas del uso razonable, necesario y proporcional de la fuerza para proteger a los ciudadanos’, dijo el Papa, en un discurso redactado en español por la sala de prensa de la Santa Sede”.

A su vez, Francisco, que hoy cumple 82 años, hizo una salvedad pero ultimó: “quienes tienen una autoridad legítima deben detener al agresor pero para ello deben rechazar toda agresión desproporcionada, incluso con el uso de las armas, porque todo uso de fuerza letal que no sea estrictamente necesario para este fin solo puede ser reputado como una ejecución ilegal, un crimen de Estado”.

Y anunció la eliminación de la pena de muerte del Catecismo: “La certeza de que cada vida es sagrada y que la dignidad humana debe ser custodiada sin excepciones, me ha llevado, desde el principio de mi ministerio, a trabajar en diferentes niveles por la abolición universal de la pena de muerte”.

 

También podría gustarte