Elevan a juicio la causa Los Sauces

El juez federal Julián Ercolini elevó a juicio oral y público la causa Los Sauces, en la que se investiga a Cristina Kirchner y sus hijos Máximo y Florencia por asociación ilícita y lavado de dinero, y complica el frente judicial de la ex presidenta para 2019 donde se presume que volverá a ser candidata.

Cristina está procesada como supuesta jefa de una asociación ilícita, lavado de activos y dádivas en el marco de los presuntos negociados con el hotel propiedad de la familia Kirchner en Santa Cruz, a través del cual se habrían lavado activos provenientes de fondos de la obra pública entregados a empresarios cercanos al ex gobierno.

La elevación a juicio incluye a los tres integrantes de la familia Kirchner; a Lázaro Báez y sus hijos Martín, Leandro y Luciana; a Cristóbal López y su socio Fabián de Sousa; al contador Víctor Manzanares; a Osvaldo “Bochi” Sanfelice (socio de Máximo en una inmobiliaria; y a Romina Mercado, sobrina de la ex presidenta e hija de la gobernadora Alicia Kirchner.

De acuerdo a la estimaciones judiciales, el juicio por la causa Los Sauces podría darse en la segunda mitad del año que viene, aunque a partir de ahora deberá sortearse el tribunal oral que lo llevará adelante y luego éste establecerá la fecha. En el medio deberán resolverse los recursos de las defensas, por lo que recién en la segunda parte de 2019 podría comenzar.

Como se sabe en la segunda mitad del año próximo se darán las elecciones primarias y generales, donde parece indicar que Cristina volverá a ser candidata a presidenta y se vislumbra como la principal rival del oficialismo, al menos según indican todas las encuestas conocidas hasta el momento.

Es decir que la elevación a juicio oral de Los Sauces le suma una complicación más a Cristina, aunque el alivio para ella y los suyos es que con esos tiempos difícilmente se puede terminar el juicio y así eludiría una posible condena en plena campaña, que no sólo la complicaría electoralmente sino que podría acelerar un posible desafuero y la consiguiente detención.

Según supo LPO, en el peronismo no kirchnerista -donde saben que con Cristina en competencia les resultará una epopeya tener chances de ganar las elecciones- especulan con que un cúmulo de juicios y alguna condena en su contra aumentaría fuertemente la presión social por el desafuero. El bloque de Miguel Pichetto, referente del espacio, tiene la llave de ese desafuero y aunque por ahora resiste sabe que a la larga los terminaría beneficiando y complicando a Cambiemos.

Además de la causa Los Sauces, la ex presidenta podría enfrentar el año que viene al menos otros tres juicios orales. Uno de ellos ya está confirmado y comenzará el 26 de febrero. Se trata del proceso por presunto direccionamiento de la obra pública en beneficio de Lázaro Báez a partir de una denuncia de Vialidad Nacional. Allí la acusan de jefa de asociación ilícita y administración fraudulenta. Se espera que el proceso finalice en la segunda mitad de 2019, por lo que se extenderá durante toda la campaña.

Otras dos causas en las que Cristina está acusada y ya fueron enviadas a juicio oral son la del dólar futuro y la de la denuncia del fallecido fiscal Alberto Nisman por presunto encubrimiento del atentado a la AMIA. Ambas ya tienen asignados a los tribunales que llevarán adelante los procesos, aunque no tienen fecha.

Por otro lado, la suerte de Cristina podría repetirse en la causa Hotesur, que estaría cerca de ser elevada a juicio oral. Además, una situación de riesgo para la senadora es la relativa a la causa conocida como la ruta del dinero K, que tiene fecha de inicio del juicio el próximo 30 de octubre. Allí la ex presidenta no está involucrada aunque la Cámara Federal le ordenó al juez Sebastián Casanello que la indague, lo que sucedió la semana pasada. Ahora debe definir si la procesa.

Distinto es el panorama en investigación más peligrosa que enfrenta Cristina, la de los cuadernos del chofer Oscar Centeno, donde ya fue procesada. Si bien se trata de una causa mucho más grande que las anteriores, el fiscal Carlos Rívolo aseguró días atrás que la causa podría llegar a juicio en el segundo semestre de 2019.

También podría gustarte