El padre que asesinó a su hijo de 3 años escribió una leyenda con sangre en la escena del crimen

Un aberrante crimen tienen conmocionados a los habitantes de Santiago del Estero. Ayer, un hombre asesinó a cuchilladas a su hijo de 3 años mientras dormía y luego se autolesionó en distintas partes del cuerpo. Actualmente está internado con pronóstico reservado en el hospital Ramón Carrillo donde revelaron que tiene los pulmones perforados.

El brutal filicidio sucedió cerca de las 13 en el barrio Autonomía. De acuerdo con medios locales, efectivos de la Comisaría 10ª arribaron a la vivienda ubicada en calle Borges al 600 luego de una llamada telefónica que daba cuenta de una persona sin vida. Al ingresar a una de las habitaciones, encontraron el cuerpo del menor ensangrentado y con al menos 12 puñaladas que perforaron sus órganos vitales. En una pieza contigua, estaba el agresor que fue identificado como Germán Adolfo Torres Murad de 34 años.

Según los datos que pudieron recabar los investigadores, el crimen ocurrió mientras la familia dormía. En la residencia vivía el asesino, su hermano y su madre. Hacía más de un año que el menor vivía con ellos y nadie sospechaba que podría terminar de la peor manera. Al parecer, la noche anterior habían fumigado la casa y recién se fueron a dormir a la madrugada. Se levantaron cerca de las 10 y volvieron a sus habitaciones para descansar.

Hasta el momento se desconoce el motivo por el que Torres Murad tomó un cuchillo y atacó a su hijo que fue identificado como Samir. Se sospecha que estaba durmiendo porque nadie oyó gritos. Todos se enteraron del dramático momento porque el agresor fue corriendo hasta el cuarto de su hermano y con el arma blanca en su mano, le avisó del homicidio y a los gritos le pidió: “Matame, dale matame”.

Asesinó de 12 puñaladas a su hijo de 3 años mientras dormía y dejó un  mensaje en la pared con la sangre | Policiales

Cuando el joven corrió hasta la habitación, encontró en la cama cucheta el cuerpo ensangrentado de su sobrino y llamó a la ambulancia y a la Policía. Cuando los uniformados arribaron al sitio, notaron entre otras cosas, una leyenda en la pared que habría estado escrita con sangre. La misma rezaba: “Perdonen, los amo”. Se tomó muestras para determinar si corresponde a la sangre del niño.

El imputado por el aberrante crimen sería adicto a sustancias tóxicas y si bien no se hallaron drogas en las pericias que realizaron en la vivienda, le realizarán exámenes para saber si al momento del hecho, había consumido algún tipo de estupefacientes. Una de las hipótesis es que podría haber tenido un brote psicótico o que habría actuado como venganza a la madre del niño que reside a unas pocas casas del lugar.

También podría gustarte