El ocaso del kirchnerismo: Brancatelli puso un súper, se queja de la recesión y de los impuestos y le pega al gobierno

“Es un dolor de cabeza pagar los salarios, más todas las cargas sociales. Es lo que realmente hace la diferencia de que nos vaya bien”.

Parecería la confesión de un empresario Pyme, o mediano, o grande. Pero no. Es la confesión de Diego Brancatelli en una edición de Intratables, según publica Infobae.

En una reciente emisión del programa conducido por Alejandro Fantino, Brancatelli confesó que en su actividad empresarial le está yendo “flojo” y cargó las tintas sobre los costos de tener e incorporar empleados y en materia de juicios laborales.

Tras unos comentarios de Yamil Santoro, precandidato de Juntos en las PASO porteñas, en la lista que encabezó Ricardo López Murphy, el reconocido militante kirchnerista contó su experiencia como supermercadista en Caseros.

“Los que tenemos pyme y los que pagamos sueldos … Yo tengo un supermercado en Caseros y de paso aprovecho, nos va bastante flojo: vayan y hagan un ahorro, frente a la estación de Caseros, tenemos a todos en blanco”, pasó el aviso.

Fue apenas el introito. “Es un dolor de cabeza pagar los salarios más todas las cargas sociales. Es lo que realmente hace la diferencia de que no nos vaya bien”, prosiguió. “Yo no quiero que sea más fácil despedir (pero) tampoco que cuando vos despidas a alguien te tengas que fundir porque te hacen juicio con cosas que son inexistentes y siempre tienen la razón y es imposible sostener. Ahora, sí tendría que ser más fácil poder contratar y que haya facilidades”.

Ante un Fantino y un panel sorprendidos y en silencio, incluido Gabriel Solano, candidato del Frente de Izquierda Unidad, Brancatelli continuó: “Si a mí me diesen la posibilidad de contratar más gente sin tener que pagar lo que hay que pagar, yo tendría el doble de la cantidad de empleados que tengo. Dicho esto …”

“¿En tu negocio?”, le preguntó Fantino. “En mi negocio: necesito el doble de gente de lo que tengo”, respondió Brancatelli, mientras se escuchaba una chicana de fondo: “Brancatelli se hizo macrista”.

En el verano de 2018 Brancatelli había inaugurado junto a una pareja amiga una cervecería/restaurante en Ingeniero Maschwitz, a la que le puso el nombre “Merci” (Gracias, en francés) y ambientada en estilo parisino “porque a las dos parejas que vamos a trabajar en el local nos gusta mucho París”.

En cambio, no había referido públicamente ser dueño de un supermercado en Caseros en el que dice que le va “flojo”, pero que necesita el doble de gente.

Más allá de esa curiosidad, las palabras del panelista, defensor acérrimo y cultor de la estadolatría kirchnerista, siempre con un estilo confrontativo y provocador, parece marcar un cambio de clima político-cultural, también insinuado en fenómenos como el 14% de votos que consiguió en las recientes PASO porteñas el candidato “libertario” Javier Milei, de fuerte arrastre entre los jóvenes, otrora activo electoral del kirchnerismo. Además, Milei hizo su mejor cosecha de votos en los barrios más pobres de la ciudad.

También podría gustarte