“El médico que se puso la 10”: salvó a un turista que sufrió un infarto en medio de un vuelo de Aerolíneas Argentinas

Vestido con la camiseta de la Selección y el 10 estampado en la espalda, un médico misionero que retornaba a Posadas en un vuelo de Aerolíneas Argentinas se convirtió en un inesperado héroe a 10.000 metros de altura, al salvarle la vida a un turista chileno que sufrió un infarto en momentos que el avión transitaba por una zona de fuertes turbulencias.

Mientras el seleccionado argentino buscaba su pase a las semifinales, desde la cabina del avión preguntaron si había un médico entre los pasajeros. Hacía 20 minutos habían despegado y para ese entonces, todos venían con los cinturones abrochados porque el avión se sacudía como si estuviera en una coctelera.

En forma sorpresiva, uno de los pasajeros, salió disparado desde su asiento en busca del personal de cabina porque su padre, un hombre de 65 años, se había descompensado. Fueron momentos de tensión, ya que nadie podía abandonar su butaca por el alto riesgo se sufrir una seria lesión.

Apenas el avión se estabilizó, el comisario de a bordo preguntó si había un médico entre los pasajeros. El subjefe del Cuerpo Médico Forense del Poder Judicial de Misiones y especialista en terapia intensiva, no dudó en levantar la mano.

Atención en el aire. El médico pudo estabilizar al paciente en pleno vuelo.
Atención en el aire. El médico pudo estabilizar al paciente en pleno vuelo.

Todavía vistiendo la camiseta de la Selección -por cábala de su hijo debe llevarla puesta cada vez que el equipo argentino juega un partido-, acudió en auxilio del chileno. “Fueron momentos de mucha angustia porque sabíamos que un pasajero estaba con algún problema pero no podíamos hacer nada porque las turbulencias eran muy severas. Hubo escenas de pánico y mucha angustia”, contó el galeno, que pidió no difundir su identidad.

“Cuando me acerqué al hombre y pude hablar con él, noté que la clínica era la típica de un infarto. Era una persona diabética e hipertensa, sin controles médicos recientes”, contó al diario Primera Edición de Posadas.

El médico destacó la profesionalidad con la que se desempeñó el personal de Aerolíneas Argentinas que estaba en el vuelo. “Mantuvieron la serenidad en todo momento y me acercaron una caja con medicamentos y un cardiodesfibrilador que no fue necesario usar. Había oxímetro, tubo de oxígeno, todo estaba muy completo. Y cada uno sabía el rol que debía desempeñar”, contó.

El piloto le dijo al médico que podían hacer un aterrizaje en Rosario o en Resistencia si era necesario. Para ese entonces el paciente ya había sido medicado. El doctor pidió cinco minutos para ver la evolución. “Le hice una vía porque saturaba muy bajo, le colocamos oxígeno y las drogas para estos casos. Empezó a ceder el dolor y pudimos completar el viaje”, agregó.

“Cuando llegamos a Posadas estaba totalmente lúcido y compensado”, sostuvo el médico, que bajó del avión en medio del aplauso de los pasajeros. Los mismos que se encargaron de difundir en las redes sociales la dramática historia que tuvo un doble final feliz: un pasajero que salvó su vida y podrá disfrutar de las bellezas de Misiones, y la clasificación del Seleccionado a semifinales.

El médico volvió a su casa, dejó la camiseta albiceleste y unas horas después volvió a tomar su turno en la terapia intensiva de un sanatorio de Posadas. “Mis amigos y conocidos se enteraron por las redes de lo sucedido y empezaron a llamarme, pero sólo hice algo para lo que estoy entrenado”, dijo, quitándose protagonismo.
También podría gustarte