El like de Mauro Icardi a Antonella Roccuzzo que desató su fuerte crisis de pareja con Wanda Nara

París está revolucionada con la llegada de Lio Messi al PSG. La casa de la familia Icardi-Nara, en las afueras de la capital francesa, también: un like que el goleador le puso a Antonella Roccuzzo, la esposa de La Pulga, provocó la furia de Wanda. Y cuando la rubia se enoja puede arder Troya… o cualquier barrio, ciudad o país del mundo.

Desde que trascendió, hace una semana, que Messi podía desligarse del Barcelona para sumarse al poderoso París Saint Germain, las redes sociales se llenaron de memes y comentarios presagiando lo que podía suceder con Mauro Icardi, quien hasta impuso el término “Icardeada” por haberse involucrado efectivamente con la mujer de un compañero: cuando Maxi López y Mauro Icardi empezaron a ser compañeros en Italia, Wanda era la esposa de Maxi. Cuando dejaron de compartir equipo ya se había ido con Mauro.

Entonces, la llegada de Messi al equipo de Icardi encendió las alertas del mundo virtual. Y parece que también las de Wanda, que conoce mejor que nadie los encantos de su marido para con las mujeres bellas (y compometidas). Antonella Roccuzzo tacha los dos casilleros, por lo que las versiones, los rumores, los cuchicheos y las dudas surgieron al mismo tiempo en el que se daba la noticia del fabuloso traspaso que conmocionó al mundo del fútbol.

Para colmo, en las últimas horas apareció un supuesto like de Mauro Icardi a una foto de Antonella Roccuzzo que primero puso al mundo de las redes a discutir su veracidad, y después desató un problemón entre Wanda y Mauro independientemente de lo que se hablaba en las redes.

A Wanda, dicen, no le importó un comino que se pudiera tratar de una “fake” (noticia falsa que se difunde como si fuera cierta) y le montó flor de escena a Mauro. Cuentan que “le puso los puntos” y le advirtió que iba a estar muy atenta a todos sus movimientos, y que cualquier “desliz” -con Antonella o con la mujer que fuera- podía costarle muy caro y lo podía envolver en un escándalo mediático.

Icardi ya jugó con Messi en el seleccionado nacional de fútbol, y aunque se sacaron un par de fotos juntos nunca tuvieron una relación muy cercana ni muy cálida. Los dos, sin embargo, tienen sobre el lomo una serie de curiosas coincidencias: ambos son futbolistas, los dos son rosarinos y no escondieron nunca sus simpatías por el mismo equipo, Newells Old Boys, de esa ciudad, que sueña con contarlos alguna vez entre sus filas. Wanda quiere que las cosas en común se queden ahí.

También podría gustarte