El joven atacado a botellazos en Mar del Plata recibió el alta clínica

Matías Montín, el joven que resultó herido de gravedad al ser golpeado con una botella en un boliche de Mar del Plata, fue dado de alta clínica este martes, pero no retornará a Buenos Aires con su familia hasta tanto no reciba el alta médica, según aclaró su papá, Enrique.

“Los médicos nos dijeron que de ahora en más, por los próximos seis meses al menos, deberá hacer la vida de una persona de 80 años aunque tiene 20. No va a ser fácil, pero al menos está vivo”, sostuvo Enrique Montín.

“Tenemos el alta clínica, pero no el alta médica. Entonces vamos a permanecer en Mar del Plata para que lo sigan viendo diariamente. Una vez que nos den el alta médica, volveremos a Buenos Aires”, agregó.

El estudiante de Ingeniería de 20 años agredido brutalmente en la madrugada del 19 de enero pasado, en el boliche Ananá, en la zona de Playa Grande, dijo este lunes en un video que “lo que sucedió fue tremendo” y que ocurrió un año después de lo que le pasó a Fernando Báez Sosa.

“Casi me pasó lo mismo a mí”, indicó desde el hospital.

Además, afirmó que no está “del todo bien”, aunque se está recuperando, y contó que quedó “casi con un ojo menos”, tras sufrir una fractura de cráneo y un coágulo.

Los tres imputados por la agresión son los jóvenes rosarinos Gabriel Galvano, Andrés Guillermo Bracamonte y Matías Belloso: el segundo es hijo de Andrés “Pillín” Bracamonte, jefe de la barrabrava de Rosario Central, mientras que el tercero es el hijo del ex futbolista de Rosario Central y dirigente de la Conmebol Gonzalo “Pejerrey” Belloso, mientras también se desempeña como jugador en Arsenal de Sarandí.

“Me parece injusto que yo esté acá luchando por salir adelante y los chicos que ocasionaron esto estén en una pileta gozando de la vida”, expresó.

Pocas horas antes de difundirse el video, el juez de Garantías marplatense Daniel De Marco ordenó la libertad a Galvano y Bracamonte, quienes al igual que Belloso, que no había quedado detenido por presentarse espontáneamente ante la Justicia, quedaron imputados por “lesiones graves”.

A Galvano, a quien se le imputa la autoría de los dos botellazos que impactaron sobre Montín, se le fijó una fianza por tres millones de pesos que el imputado tendrá hasta al 10 de febrero próximo para hacer efectiva.

 

También podría gustarte