El incendio en Recoleta dejó al descubierto la falta de control y regulación de las baterías de litio

Tras el incendio ocurrido en un departamento del barrio porteño de Recoleta en el que murieron cinco personas, presuntamente por la explosión de la batería de litio de un monopatín eléctrico que había en el lugar, especialistas advierten sobre la falta de control y regulación de esas fuentes de energía.

“Permanentemente vemos equipos que tienen fallas, baja calidad y que no pasaron por ningún control que evalúe la construcción de la batería ni su correcto funcionamiento. Esto suele estar motivado por la presión sobre los costos y la ausencia de normas.

Desde CADIEEL, ADIMRA y el INTI estamos trabajando en la formulación de normas que regulen y controlen las baterías que llegan a los consumidores finales”, expresó el presidente de la Comisión de Electrónica de la Cámara Argentina de Industrias Electrónicas, Electromecánicas y Luminotécnicas (CADIEEL) y presidente de CETEM, Guillermo Freund.

Desde la comisión, explican que existe una equivalencia entre la problemática de seguridad eléctrica y las baterías, y en ambos casos la baja calidad y la falta absoluta de controles implican un peligro potencial, y es por eso que CADIEEL junto con el INTI y ADIMRA (CETEM) impulsaron la creación del Centro Nacional de Baterías de Litio (CENBLIT) para que, mediante la obtención de un Fondo Argentino Sectorial (FONARSEC) se constituya en el primer laboratorio capaz de ensayar baterías de litio de Argentina y quizás de la región.

Según informó en un comunicado CADIEEL, en nuestro país, el 40% de los incendios se generan por problemas eléctricos y el 14% de las muertes anuales suceden por accidentes relacionados al uso de la electricidad, ya que ésta es una fuente vital de energía para la sociedad que permitió el desarrollo de avances tecnológicos que hoy forman parte de nuestra vida diaria, con el uso de tablets, laptops, smartphones, entre otros.

También podría gustarte