El “Hulk” iraní se subió al ring por primera vez y le dieron una paliza

El deportista Sajad Gharibi, más conocido como el Hulk iraní, debutó por primera vez arriba del ring, pero su pelea dejó mucho que desear y decepcionó a todos los presentes.

Se enfrentó contra el “Titán kazajo”, y no duró ni siquiera 40 segundos. Perdió en el primer round.
 
El combate estaba programado para que dure 6 asaltos, siendo el principal evento de la exhibición de boxeo en Dubai.
Una de las principales criticas fue que su aspecto físico no coincidía con las llamativas fotos que suele subir en su cuenta de Instagram, donde tiene miles de seguidores.
 
Además su técnica arriba del cuadrilátero fue una de las más vergonzosas en la historia del boxeo.
 
El video de la oprobiosa derrota del Hulk iraní en su debut en el ring:  perdió por nocaut - Infobae

 

A pesar que Titán kazajo haya noqueado a Hulk, la batalle dejó en evidencia que no fue una batalla de profesionales y ambos dejaron en claro que sus “figuras físicas” en las redes sociales no son reales.
 
Esta pelea había despertado una gran expectativa entre sus fanáticos pero la decepción fue aún más grande.
Hulk tuvo una técnica completamente inexistente y se quedaba sin aire constantemente.
 
En los primeros 30 segundos de la pelea constantemente huía de su rival, sin tener fuerzas para enfrentarlo.

 
Finalmente el “Titan” logró derribar a su oponente, pero no fue una tarea muy complicada para él, con un golpe de la mano derecha marcó el final del iraní.


Sus seguidores comenzaron a descreer sus grandes métodos de entrenamiento, en donde se mostraba a través de su plataforma de Instagram doblando barras de metal, sartenes hasta levantando automóviles.

En el noviembre del año 2020 Hulk amenzó a Kazakh: “Te aseguro de que te arrepentirás de esto, te sacarán con los brazos y piernas rotas y en una camilla. Para que sepas por qué el mundo entero me llama Hulk, por esta rudeza te aplastaré”, escribió, pero no pudo lucirse arriba del ring y perdió a los pocos segundos.

También podría gustarte