El Ejército echó a militares por el caso del cabo que todavía no puede caminar tras un ritual

El Ejército echó a cuatro militares por el caso del cabo Michael Verón en Misiones que sigue sin poder caminar luego del ritual de iniciación. El hecho ocurrió en julio pasado y el joven de 26 años continúa internado en un hospital de Buenos Aires.

Se constató que Verón tiene una grave lesión en la columna producto de dicho ritual que lo mantiene todavía acostado sin poder movilizarse y con fuertes dolores.

La semana que viene Michael será nuevamente sometido a una cirugía y en esta ocasión un médico especialista vendrá desde México para poder lograr que el joven vuelva a caminar: “Se le colocara un neuromodulador en la médula, con lo cual se buscará aliviar los intensos dolores”.

El “bautismo” por el ascenso sucedió en el Regimiento de Infantería de Monte 30 en Misiones. Allí el teniente coronel Sergio Jurczyszyn informó que por los hechos graves la investigación finalizó con 15 militares con sanciones leves, otros siete con hasta 60 días de arrestoy cuatro fueron destituidos.

A su vez confirmó que los militares expulsados estuvieran dentro del regimiento entre 8 y 17 años: “Con este caso venimos trabajando desde el 9 de julio. Más allá de que alguno haya intentado falsear los hechos, se tomaron testimonios que nos permitieron reconstruir lo sucedido. Así pudimos determinar las responsabilidades y se aplicaron las sanciones”, detalló.

Regimiento-Monte-30-Apostoles-caso-Natanael-Veron-813x458.jpgEl “bautismo” sucedió en el Regimiento de Infantería de Monte 30 en Misiones

Pese a la decisión tomada, sostuvo que la investigación muestra que no hubo intención por parte de los uniformados en lesionar a Michael Verón, pero que aun así fueron sancionados como corresponde.

Por último, Jurczyszyn señaló que ya son 12 los militares expulsados del Ejército por los rituales de iniciación. Este número se da por los demás uniformados que fueron parte del homicidio del subteniente Matías Chirino en Paso de los Libres. 

Los bautismos o rituales de iniciación fueron prohibidos por el Gobierno Nacional luego de las decenas de denuncias por partes de ascendidos que sufrieron lesiones, o hasta la muerte, por este tipo de “bienvenida” o “felicitación”.

“Prohíbese la autorización y/o realización de festejos, ‘ritos y ceremonias de iniciación’, reuniones sociales o cualquier tipo de actividad cualquiera sea la denominación que se le otorgue, así también como el ingreso, provisión y consumo de bebidas alcohólicas dentro de unidades y establecimientos de jurisdicción militar, con motivo de comienzo o la finalización de actividades de formación o entrenamiento, la adquisición de aptitudes o especialidades, que sean de carácter informal o ajenos al ceremonial reglamentario de aplicación en las Fuerzas Armadas”, dice la resolución publicada.

“Llamados ‘ritos y ceremonias de iniciación’ con el pretendido objetivo de celebrar el inicio o la culminación de determinadas actividades no corresponden a actos del servicio vinculados a la profesión militar y son contrarios al mantenimiento de la disciplina”, continúa el comunicado en donde también se señala que el incumplimiento de la prohibición será considerado como “falta gravísima”.

También podría gustarte