El eclipse de sol convirtió el día en noche

El eclipse total de Sol que dejó este martes en la sombra varios puntos del país y Chile fue disfrutado por miles de personas, muchos de los cuales viajaron desde diferentes partes del mundo para poder contemplarlo.

Cabe destacar que el fenómeno inició a las 16.26 y el oeste del país fue el lugar privilegiado para observar cómo la Luna avanzó con movimiento firme sobre el Sol hasta cubrirlo por completo sobre las 17.40, en un fenómeno que por lo común es raro de ver pero que Argentina tendrá la suerte de repetir en 2020.

Uno de los parajes donde se reunieron centenares de personas para seguirlo fue el Mirador de los Cóndores de Merlo, en la provincia de San Luis, en el centro oeste del país.

En una tarde soleada y despejada en San Luis, el aficionado a la astronomía argentino Mariano Arias dijo a Efe que, para él, poder ver un eclipse así es “magia”.

Cuestionado en las horas previas, Arias, que llegó esta mañana a San Luis desde Buenos Aires, se convirtió en un manojo de nervios: “el eclipse son dos minutos y segundos pero la verdad que son horas”.

“Esto es emocionante. Es magia, único, un evento raro. Estoy viendo la emoción y las palpitaciones que va a dar verlo”, afirmó.

Desde más lejos llegó a ese lugar Paulo Sanches, un brasileño de Sao Paulo que ya es un experto en perseguir eclipses por el mundo.

“Este es mi sexto eclipse de sol”, indicó Sanches, que eligió la montaña sobre las amplias llanuras de San Luis por tratarse de “un sitio maravilloso”.

En San Luis, la capacidad hotelera fue de “casi” el 100 %, según la Oficina de Turismo provincial, y los visitantes procedieron de lugares cercanos y remotos.

Como Sanches, la mayoría viajaron desde Brasil, pero hubo reservas desde Colombia, Corea del Sur, Estados Unidos y Perú.

Una hora después del denominado “primer contacto”, cerca de las 17.30, la órbita de la Luna se situó encima de la solar por completo y provocó el estado de “umbra”.

Al contrario de lo que sucede con el ciclo solar, el eclipse avanzó de oeste a este, por lo que la primera provincia argentina donde se vio fue en San Juan.

Por orden, disfrutaron el 100 % del eclipse las regiones de La Rioja, San Luis, Córdoba, Santa Fe y Buenos Aires, en una franja de totalidad que solo tuvo 150 kilómetros de ancho.

La capital argentina quedó, por muy poco, fuera del rango de esa zona clave, y aunque se quedó en un 99 % se trató de un cambio notable, según los expertos.

El resto del país, desde Jujuy en el norte hasta Tierra del Fuego en el sur, también lo vio en ese o menor grado hasta que alrededor de las 18.45 desapareció por completo, justo en coincidencia con la puesta de sol del invierno austral.

Al ocurrir tan cercano a la noche, fue un eclipse a muy baja altura sobre el horizonte del oeste-noroeste, por donde se oculta el sol en el hemisferio sur, y después de su final tan solo pasaron minutos hasta que el país se sumió, por segunda vez, en la oscuridad.

También podría gustarte