El drama de la influencer acosada por un seguidor de Instagram: “Gatita linda, te voy a raptar y vas a ser mi esclava”

La influencer Noelia Avalle fue acosada por un hombre que encontró su teléfono en una foto de la chapa identificatoria de su gata.

Desde allí la acosó, enviándole amenazas de secuestro, violación y mensajes de contenido sexual. El hombre fue identificado por la justicia como Víctor F.

Todo comenzó el 13 de febrero pasado cuando ella subió una foto de su gato en la cual tenía su chapa identificatoria que contenía su número de teléfono. Una seguidora le avisó ese mismo día que si una persona hacía captura de pantalla y agrandaba la foto, se lograba ver. Ella leyó el mensaje cuatro horas después porque estaba ocupada, pero creyó que nadie lo había leído y por una semana no pasó nada extraño.

Después de esto, una seguidora y conocida de ella mensajeo a este señor pidiéndole que deje de molestar y él le volvió a contestar enfatizando que iba a raptar, le manda una foto del arma con la que lo iba a hacer, con las balas, el cargador y una placa. Aseguraba pertenecer al sector de narcóticos por lo cual tenía todos sus datos.

Una foto de una jeringa, un polvo blanco y unas pastillas acompañaban el siguiente texto: “Te prepare este coctel para vos”. “Yo sé dónde paras, tengo tu ubicación, todo tengo. No te mudes, no te vayas del país porque te voy a encontrar. Vos te vas a venir conmigo”, continuó. Estos últimos mensajes llegaron una madrugada, acompañado de decenas de llamados entre las 3 y las 6 AM.

Muchos de sus seguidores le proponían que cierre su cuenta como solución, pero aclaró que el hombre era un seguidor entonces no servía de nada. Además remarcó: “Todo el tiempo estamos expuestas a este tipo de cosas. No creo que las cosas se solucionen cerrando un Instagram”.

Varios días sin recibir mensajes pensó que finalmente podía tener calma. Pero de un nuevo teléfono llegó un mensaje aterrador: “Estoy afuera”. Rápidamente accionó el botón antipánico que tenía en su poder. Pero recién veinte minutos después de accionado el dispositivo para pedir auxiliollegaron dos patrulleros que revisaron la zona y no encontraron a nadie. A las pocas horas el acoso por distintos medios volvió.

Hoy, la fiscal Eugenia Aparicio investiga el caso, bajo una calificación de amenazas agravadas. Se le tomó declaración a Noelia y se realizaron dos allanamientos. Además se le dio una orden de restricción a la víctima y un botón antipánico.

También podría gustarte