El cuerpo de Fátima fue encontrado el 8 de marzo de 2020 dentro de un pozo en Paraná

La Justicia de Entre Ríos condenó este martes a prisión perpetua a Jorge Martínez, el femicida de Fátima Acevedo. Fue después de que un jurado popular lo declaró culpable por haber estrangulado a su expareja y arrojado el cuerpo a un aljibe de la ciudad de Paraná en marzo de 2020. También lo consideró autor de los delitos de defraudación y lesiones graves en grado de tentativa contra de la joven, que lo había denunciado en seis oportunidades por violencia de género.

La jueza María Carolina Castagno dictó la sentencia contra Martínez tras el veredicto de culpabilidad emitido el 26 de febrero por un jurado popular en el salón de actos del Superior Tribunal de Justicia (STJ).

En el juicio, el hombre fue considerado autor de los delitos de defraudación especial, lesiones graves en grado de tentativa y homicidio agravados por el vínculo y el contexto de violencia de género contra Fátima, con quien tenía un hijo en común.

En su alegato, el fiscal Leandro Dato dijo que la mujer fue víctima de una relación signada por la violencia de género psicológica, física y económica. También remarcó que Martínez sentía desprecio hacia su expareja y que la percibía desde la mirada de un psicópata. “Ella tenía sueños, quería trabajar, estudiar y alquilar una vivienda para escapar de él”, detalló.

De acuerdo con la fiscalía, el primer delito que se le atribuyó al femicida tuvo lugar el 4 de febrero del 2020, cuando Fátima lo denunció por haberla amenazado e intentado arrojarle ácido muriático.

A partir de ese episodio, la joven pidió ayuda para dejar de vivir con él y recuperar sus pertenencias, tarjetas de cobro y medicamentos. Incluso tuvo un botón antipánico y se aplicaron medidas de restricción.

Sin embargo, el 1° de marzo del 2020 Fátima fue estrangulada y arrojada a un aljibe por Martínez, quien se quedó con el celular de la víctima y comenzó a enviarse mensajes haciéndose pasar por ella para desviar la investigación.

El cuerpo fue encontrado el 8 de marzo dentro del pozo de 18 metros de profundidad, ubicado en una zona descampada de Paraná y a pocos metros de la casa del femicida.

De acuerdo a la autopsia, la joven presentaba tres tipos de lesiones: un corte en el mentón de cuatro centímetros, hemorragias y hematomas propios de un ahorcamiento.

Durante el debate, se presentaron informes psiquiátricos que describieron a Martínez como una persona “que piensa más en sí que por otra persona, manipulador, utilitarista y narcisista”.

La querella adhirió a todos los pedidos realizados por la fiscalía contra el acusado, mientras que la defensa planteó que existían dudas sobre la autoría del crimen. No obstante, los 12 jurados populares llegaron a un veredicto unánime de culpabilidad.

También podría gustarte