El alcohol, presente en uno de cada dos choques fatales

En uno de cada dos siniestros viales con víctimas fatales registrados en Argentina está presente el alcohol. Se trata de un dramático dato de la organización Luchemos por la Vida, que propone trabajar con la comunidad desde la concientización, para estimular la reflexión y el cuestionamiento, incrementando la comprensión de los efectos nocivos del alcohol y sus consecuencias destructivas, particularmente al momento de manejar. Así, también se alerta sobre la falta de controles de alcoholemia y el aumento de lo que denomina “transgresores extremos”, que son los conductores con más del doble de alcohol en sangre que el permitido por las leyes actuales de 0,5 gramos.

“La violencia en el tránsito ocupa un lugar tristemente predominante en nuestro país y tenemos que trabajar mucho para que se pueda visualizar la conexión entre alcohol y seguridad. En uno de cada dos hechos con víctimas fatales el alcohol está presente en los siniestros viales. La cuestión fundamental es que escasean los controles de alcoholemia. Casi no hay. Entonces los transgresores extremos, que son los que tienen más de un gramo de alcohol en sangre cuando manejan, tienen absoluta impunidad”, dijo Alberto Silveira, presidente de la asociación civil Luchemos por la Vida.

“No existen los controles”

Uno de los puntos centrales, de acuerdo al experto, es que “en la actualidad prácticamente no existen los controles de alcoholemia, que en algún momento funcionaron muy bien en la Ciudad de Buenos Aires, pero la realidad es que a nivel nacional casi no existen, por lo que todo se convierte en un verdadero descontrol”.

Desde Luchemos por la Vida se sostiene que los siniestros viales son la causa de 21 muertos por día (más de 7.000 al año), y dejando también como saldo una cifra superior a 120.000 heridos por año, además de grandes pérdidas materiales, estimadas en 10.000 millones de dólares anuales.

Cifras muy altas

- Advertisement -

Los estudios de la asociación sostienen que las cifras de Argentina resultan muy altas comparándolas con las de los países desarrollados, que son ocho veces más bajas, considerando la cantidad de vehículos en circulación. En 2016, 717 personas murieron en accidentes de tránsito en Argentina por cada 1.000.000 de vehículos .

“Sabemos que en los países desarrollados existe un esfuerzo constante y sistemático para reducir el número de accidentes de tránsito, a través de campañas diseñadas para educar a la población y concientizarla de éste peligro, como también a través de leyes apropiadas”, sostuvo Silveira, precisando que “es muy necesario que tengamos herramientas legislativas eficaces”.

“Venimos proponiendo que se legisle sobre delitos contra la seguridad vial, que no son delitos contravencionales o infracciones. Nos referimos a conductas tan graves que pueden ocasionar pérdidas sin retorno en cualquier momento. Necesitamos contar con leyes que prevengan los desastres, porque después es tarde. Pueden poner cualquier pena tras los hechos, pero la realidad es que ya mataron”, dijo el experto.

Silveira manifestó que “estas figuras penales existen en países como España, y son realmente muy exitosos, se les atribuye la disminución de un descenso en el 15% de los siniestros viales con muertos”.

“Proponemos tres tipos de delitos. Por ejemplo, aquel que conduzca con alcohol en sangre superior al doble de la tolerada por la ley actual de 0,5 gramos en sangre, es decir mayor a un gramo, debe resultar detenido. Asimismo, aquellos que excedan en 40 kilómetros por hora el máximo permitido en la calle, avenida, autopista o ruta donde se transita. Un tercer caso que se debería discutir en el Congreso, es penar a quienes conduzcan con la licencia vencida o con prohibición legal por haber cometido hechos anteriores”, explicó el titular de Luchemos por la Vida.

- Advertisement -

- Advertisement -

- Advertisement -