Dirigentes de Colón seguirán detenidos tras ser acusados de encubrir a barras

Sigue el escándalo en Colón con dirigentes y barras. El vicepresidente, Horacio Darrás; y el vocal Lucas Paniagua, fueron imputados como coautores de “facilitamiento de formación de grupos dedicados a cometer delitos en espectáculos deportivos” y “encubrimiento”. Por ello seguirán detenidos, al menos hasta el viernes, cuando se discutan las medidas cautelares.

Además, siete integrantes de la barra brava “Los de siempre” fueron acusados en una audiencia posterior por los delitos de “asociación ilícita” y “amenazas coactivas”.

Orlando “Nano” Leiva y su hermano Abel “Quique” Leiva, quien se encuentra detenido en la cárcel de Coronda por una pena de homicidio, fueron imputados como jefes de la asociación ilícita, en tanto al resto de los detenidos se les endilgó ser miembros.

La acusación estuvo a cargo de la fiscal María Laura Urquiza y su colega Federico Grimberg, de la Unidad de Delitos Complejos del Ministerio Público de la Acusación (MPA), en una causa que se inició de oficio tras el “apriete” que sufrieron los jugadores de Colón en el entrenamiento del martes pasado por parte de entre 20 y 30 barrabravas.

Una bandera contra los jugadores y dirigentes en un partido de local. Twitter José Villagran.

A Paniagua se le atribuye haber mantenido “comunicación y trato directo permanente con los líderes de Los de Siempre y de La Negrada, relación que era conocida y aprobada” por Darrás.

La Fiscalía sostuvo que “los dos dirigentes imputados proveyeron de indumentaria deportiva oficial del club para su reventa; carnet de socios y entradas para los miembros de las facciones y entradas para la reventa previa a los partidos”.

Y se indicó que “de esta manera, las autoridades de la institución investigadas pusieron a disposición medios económicos que permitieron la formación, mantenimiento y financiamiento de actividades delictivas”.

 

Posible encubrimiento

Los dos dirigentes imputados también son investigados por el delito de encubrimiento, en este caso por su accionar a raíz de las citaciones a declarar que hizo la Fiscalía a víctimas y testigos de las amenazas sufridas por el plantel profesional.

La Fiscalía cuenta con más de 80 CDs con grabaciones que surgieron de escuchas telefónicas y en la causa se investigan hechos como los disturbios del 5 de abril antes del partido que jugaron Colón y Peñarol de Uruguay, por la Copa Libertadores.

 

La situación de los barras

En el caso de los integrantes de la barra brava, para la figura de asociación ilícita el Código Penal prevé una pena de entre 3 a 10 años de prisión, con un mínimo de 5 años para jefes u organizadores.

Sobre Darrás y Paniagua, la fiscal Urquiza adelantó que solicitará la prisión preventiva de ambos imputados, en tanto el abogado defensor del primero, Néstor Oroño, consideró que a su cliente le atribuyeron delitos “de una gravedad bastante leve” que derivarían en una pena de ejecución condicional, por lo que solicitará la excarcelación.

Darrás, Paniagua y Leiva, junto a cinco barrabravas cuyas identidades no fueron informadas, están detenidos desde el lunes, cuando los fiscales ordenaron 14 allanamientos en Santa Fe, Santo Tomé y la cárcel de Coronda.

También podría gustarte