Despertó del coma y acusó al novio de tirarla desde un quinto piso: la prueba clave que complica al acusado

“No me caí ni me tiré. Él me pegó y me arrojó por la ventana”, fueron las palabras de Sofía Tunno (21) al despertar luego de un mes en coma. Y una prueba clave surgida en las últimas está en línea con ese relato. El resultado del estudio genético sobre las manchas recogidas aquella noche en el departamento de La Plata confirmó compatibilidad con la sangre de la víctima, lo cual refuerza su versión y contradice la de su novio.

Facundo Lemos (23) había afirmado que Sofía se arrojó sola al vacío desde el quinto piso del edificio en 1 y 44. Contó que, aquel 28 de marzo, él llegó al departamento que compartían, se sentó a conversar con la joven y le dijo que quería separarse. Contó también que “ella no aceptaba el final de la relación” y, luego de escucharlo, saltó por la ventana.

“Existe coincidencia con la sangre de Sofía en al menos dos manchas, por lo que hay mayor certeza probatoria del relato de ella, de la versión de los testigos y la hipótesis de la fiscal”, contó Emiliano Núñez, abogado de la querella, a TN.

Lemos, que cumple con la prisión preventiva en la Alcaidía Departamental Roberto Pettinato de La Plata, deberá explicar el origen de la sangre de la víctima en el living y la puerta del departamento. “En su declaración indagatoria, él mencionó que Sofía estaba en perfecto estado, sin hematomas ni nada antes de la caída. Lo dice él en su declaración”, remarcó Núñez.

El rapero deberá responder también por los indicios que sostienen maniobras defensivas por parte de la víctima, que constan en el reconocimiento médico legal, un procedimiento similar al de una autopsia que se le practicó a Sofía mientras estaba internada en el Hospital San Martín. “El informe tiene entre tres y cuatro carillas y está lleno de evidencias de golpes”, amplió el abogado.

“Hay un golpe semejante a una trompada en el arco superciliar derecho. Es imposible que haya sido provocado por la caída”, continuó Núñez. “Si yo te arrojo de un quinto piso y caés de cara al piso, ¿vas a tener una hematoma o tendrías destruida la cara? Sumado a que, ante cualquier caída, incluso autoinfligida, siempre el instinto defensivo es apoyar las manos”, argumentó.

A la izquierda, Sofía junto a Guadalupe, su mamá. A la derecha, Lemos el día de su detención.

Sofía despertó y contó su verdad

Como producto del impacto contra la vereda, Sofía sufrió politraumatismos graves, fractura de columna cervical y pelvis, y perdió el bazo. Los días posteriores al hecho, los pronósticos de los médicos eran desalentadores.

La vida (y un techo de chapa que amortiguó la caída y evitó que el impacto fuese mortal) le dio a Sofía una segunda oportunidad. Y le dio también la chance de contar su verdad, muy diferente a la versión relatada por Lemos. Recordó que esa noche tuvieron una fuerte discusión. Dijo que él la golpeó, la tomó del cuello y luego la empujó por la ventana.

En una nota con Telenoche, Sofía dijo haber recibido un primer golpe y que luego se acercó a la ventana para “fumar un pucho y tranquilizarme”.

“No lo terminé y él vino, me volvió a pegar y me tiró”, continuó la joven. Y profundizó: “Me pegó de este lado (señalando el perfil derecho de la cara) y me dejó tonta. Me agarró del cuello y me tiró para atrás. Como estaba cerca de la ventana, no fue muy difícil tirarme”, fue su relato.

Lemos está acusado de “homicidio calificativo por la convivencia y el género en grado de tentativa”, un delito que prevé una pena de entre 4 y 12 años y medio de prisión, sin contar agravantes eventuales como la alevosía. Todo es materia de investigación por parte de la fiscal Betina Lacki -la misma del caso “Chocolate” Rigau-, titular de la UFIJ N°2 .

“Sofía fue arrojada al vacío. Y Lemos no está detenido porque Sofía despertó y lo acusó. En la causa está el reconocimiento médico, pericias sobre la forma en que Sofía cayó, los testimonios de los testigos y, ahora, las muestras de ADN”, concluyó Núñez.

También podría gustarte