Deepfakes eróticos y “pornovenganza”: Gran Bretaña hará un cambio histórico en su “Ley de Seguridad Online”

El Ministerio de Justicia de Gran Bretaña ha anunciado cambios rotundos a la “Ley de Seguridad Online”, la cual ya había marcado un avance significativo en términos de legislación del comportamiento en Internet. Esta vez, los artículos que se introducirán apuntarán a proteger a víctimas de la difusión de imágenes íntimas sin consentimiento y deepfakes pornográficos.

En la última revisión de la ley, el gobierno británico estableció que se necesitaba expandir el texto para que “más perpetradores sean investigados y enfrenten la posibilidad de una sentencia en la cárcel”.

Otros comportamientos de abuso que se convertirán en explícitamente ilegales serán acciones como el “downblousing” (aquellas personas que toman fotografías del escote de mujeres) y la instalación de cámaras escondidas para grabar imágenes sin consentimiento de otra persona.

La primera ley que criminalizaba este tipo de acciones en mundo digital fue reglamentada en 2015, por lo que miles de víctimas han estado reclamando al gobierno inglés una actualización que repensara los paradigmas tecnológicos actuales. Con estos nuevos arreglos y clarificaciones de las ofensas, será más fácil para los fiscales y la Policía perseguir este tipo de casos.

¿Qué son los deep fakes eróticos?

En esta corrección de ley, es la primera vez que se tiene en cuenta todas las imágenes generadas a través de Inteligencia Artificial (IA). Muchos softwares ya tienen la capacidad de tomar los rasgos de una persona y plasmarlos en fotografías o grabaciones de las que no participan realmente. Esta posibilidad ha generado la creación de contenido erótico que ataca el derecho a la dignidad de las personas y el derecho al uso de su imagen.

Gran Bretaña comenzará a penar la utilización de deepfakes eroticos e imágenes eroticas compartidas sin consentimiento. Foto: Télam.

Recién este año, la popular IA Stable Diffusion se ha comprometido en implementar controles para que no sea posible crear imágenes pornográficas con los parámetros de su software, especialmente aquellos que piden recrear escenas eróticas o de abuso infantil.

No es “pornovenganza”: otro límite para frenar la difusión de imágenes íntimas no consentidas

Uno de los grandes problemas que maneja el espacio digital a nivel internacional es la difusión de imágenes íntimas no consentidas. En lugar de “pornovenganza”, se ha promovido la utilización de este término en tanto quizá la persona que se encuentra en las imágenes ha accedido a mostrar su intimidad a alguien en particular, pero no a otros grupos o redes sociales.

Hasta el momento, no existen legislaciones que se refieran a esta práctica en particular, por lo que los casos que resuelven estas situaciones son casi nulos en todas partes del mundo.

Con la expansión de la “Ley de Seguridad Online”, el Ministerio de Justicia británico creará dos categorías que marcarán tendencia sobre estos crímenes: la amenaza extorsiva de publicar imágenes íntimas y la criminalización de la publicación no consentida de imágenes manufacturadas con deepfakes.

También podría gustarte