Decadencia peronista en gestión: tuvieron que empujar un patrullero cerca de donde asesinaron al kiosquero en Ramos Mejía

Efectivos de la Policía bonaerense debieron empujar un móvil que aparentemente se había quedado sin combustible, poco después del crimen del kiosquero Roberto Sabo en la localidad de Ramos Mejía, lo que generó el enojo de los vecinos de la zona.

El insólito hecho se viralizó a través de un video que fue difundido por las redes sociales y ocurrió el domingo en pleno centro de la mencionada localidad del partido de La Matanza, en el oeste del conurbano bonaerense. A través de las imágenes que viralizaron los mismos vecinos, se ve primero a una persona intentado encender el vehículo, pero sin poder realizarlo.

Ante la imposibilidad de dar arranque al rodado, un grupo de policías traccionó el móvil para dejarlo a un costado de la calle, mientras los efectivos recibían gritos de parte de los vecinos que reclamaban seguridad tras el asesinato de Sabo. En medio de las quejas entre las personas que estaban en el lugar se escuchó decir “no andan ni los patrulleros”, mientras una mujer indignada, afirmó: “Esto es una vergüenza”.

El hecho ocurrió tras el asesinado de Sabo, un hombre de 48 años que trabajaba en su kiosco “Drugstore Pato”, ubicado en Avenida de Mayo al 800, donde fue sorprendido por dos personas armadas, un hombre de 29 años y una adolescente de 15, quienes lo asesinaron.

 

 

También podría gustarte