Daniel Ortega se proclamó como ganador de las elecciones en Nicaragua con polémica y alto nivel de abstenciones

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, extenderá su mandato hasta el año 2027 tras haberse proclamado vencedor de las elecciones generales en su país con el 77 por ciento de los votos, según los resultados preliminares revelados este lunes por el Consejo Supremo Electoral (CSE).

Con el 49,25 por ciento de las juntas receptoras de votos escrutadas, el líder y candidato del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) logró una amplia ventaja sobre sus rivales, lo que no deja margen de duda sobre su victoria en las votaciones de este 7 de noviembre, señala la agencia oficial de noticias china Xinhua.

La comunidad internacional califica de falsas estas elecciones sin oposición. Allí fueron detenidos al menos seis precandidatos, indica el sitio France24.com, que agrega: “El mandatario inició una campaña de persecución contra los aspirantes sustentada en una ley de `antiterrorismo` que aprobó en 2020.

Esta es la quinta victoria electoral que logra Ortega desde que participó por primera vez en las elecciones de 1984, luego de presidir la Junta de Gobierno de Reconstrucción Nacional tras el derrocamiento de la dinastía de los Somoza. Ortega ha participado en todos los procesos electorales desde entonces, en los que fue electo para los periodos 1985-1990, 2007-2012, 2012-2017, 2017-2022 y este último para 2022-2027.

En la elección de este domingo, Ortega ganó con claridad en todos los departamentos del país, con una amplia ventaja sobre el segundo lugar, que fue para el candidato del Partido Liberal Constitucionalista, Walter Espinoza, con un 14,4 por ciento de los votos, mientras que el tercer lugar fue para el aspirante del partido Camino Cristiano Nicaragüense, Guillermo Osorno, con un 3,4 por ciento.

Este primer corte de resultados que brindó el Consejo Superior Electoral de Nicaragua corresponde al escrutinio del 49,25 por ciento de las juntas receptoras de votos, de un total de 13.459 que fueron habilitadas para esta elección. Con este porcentaje de juntas revisadas, la participación de los nicaragüenses en las urnas alcanza un 65,34 por ciento.

La presidenta del Consejo Supremo Electoral de Nicaragua, Brenda Rocha, calificó el proceso electoral de este 7 de noviembre como una “fiesta cívica histórica” en la que la voluntad de la ciudadanía se reflejó en las urnas.

El próximo corte de resultados será anunciado durante la tarde de este lunes, aunque desde antes de conocer los resultados cientos de simpatizantes del Frente Sandinista tomaron las calles para celebrar la victoria electoral de Ortega.

Sin un desafío real, Ortega encabeza los resultados parciales seguido de lejos por el diputado Walter Espinoza, del Partido Liberal Constitucionalista, con el 14,4 % de los votos.

En tercer lugar, se ubica Guillermo Osorno, del Camino Cristiano Nicaragüense (CCN), con el 3,44 % de las papeletas.

Marcelo Montiel, de la Alianza Liberal Nicaragüense (ALN), obtiene el 3,27%; Gerson Gutiérrez Gasparín, de la Alianza por la República (APRE), alcanza el 2,20 %, y Mauricio Orué, del Partido Liberal Independiente (PLI), tiene el 1,70 %.

 

La abstención ronda el 80%, según organismos independientes

La prensa local destaca este lunes el fuerte inconformismo y desconfianza de los nicaragüenses hacia el proceso electoral; una situación a la que atribuyen, y se hace tangible, tras la alta abstención de votantes, indica France24.com

Entre el 79 % y 84 % de las personas aptas para votar no participaron en los comicios, informó el observatorio multidisciplinario independiente Urnas Abiertas.

Todas estas condiciones hicieron que los comicios fueran calificados por el Gobierno de los Estados Unidos como una “farsa” y una “pantomima”, al igual que la vecina Costa Rica; donde hay un gran número de voces disidentes en el exilio por falta de garantías en suelo nicaragüense.

.

Joe Biden: “Unas elecciones ni libres, ni justas”

El presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, criticó al líder nicaragüense y el proceso comicial a través de un comunicado emitido antes de que se anunciaran los resultados oficiales. En la comunicación Biden afirma que Ortega y Murillo “no son diferentes de la familia Somoza”.

Además, los acusó de orquestar unas “elecciones de pantomima que no fueron ni libres ni justas, y ciertamente no democráticas”.

Costa Rica, su vecino del sur y país que ha recibido miles de inmigrantes que por años han huido del régimen nicaragüense, rechazó los comicios incluso antes de que se anunciaran los resultados preliminares.

Cinco candidatos se presentaron a las elecciones, pero fueron señalados dentro y fuera del país de participar en una “farsa” en la que el ganador fue conocido de forma anticipada. Algunos, incluso, los acusaron de ser cercanos al régimen.

Sus candidaturas fueron vistas por la oposición como un intento por legitimar los comicios, luego de que el jefe de Estado, liderara una represión acérrima contra todo aquel que amenazara sus intenciones reeleccionistas.

Como resultado, siete precandidatos con las mayores opciones para competir permanecen detenidos bajo cargos como “traición a la patria”. Entre ellos se destaca Cristiana Chamorro, hija de la expresidenta Violeta Barrios de Chamorro, y la aspirante que tenía mayor probabilidad de derrotar al gobernante.

También han sido arrestadas otras decenas de figuras de la oposición política, líderes empresariales, periodistas y hasta algunos de antiguos aliados del mandatario sandinista, sigue el sitio del canal francés.

Ortega, de 75 años, un revolucionario que ayudó a deponer la dictadura de la familia Somoza a fines de la década de 1970, lleva 15 años consecutivos en el Ejecutivo, desde que volvió a la Presidencia en 2007. Su primer Gobierno lo ejerció entre 1985 y 1990.

También podría gustarte