Cuidó de él cuando era chico y ahora le agradeció llevándolo de viaje y comprándole una casa

En tiempos de avaricia, falta de escrúpulos y desagradecimiento en cualquier parte, aparecen de pronto algunos gestos que indican que todavía hay gente que piensa en otros, como un caso que tuvo lugar en Uganda hace varios años y sigue de la mejor manera actualmente.

La historia tiene como protagonista a Mutebe Henry, quien perdió a su padre en 1996 durante la infancia, y debido a lo ocupada que estuvo su madre, un hombre llamado Wilson Dhabangi lo visitó todos los domingos en un orfanato escuela de la localidad de Namalemba. Desde entonces crearon un vínculo muy especial que mantienen hasta la actualidad.

“Un día ese hombre decidió venir a visitarme. No éramos parientes. El primer domingo que me visitó se convirtió en el comienzo de muchas más visitas que se prolongaron durante tres años”, recordó Henry.

“Este hombre me visitaba todos los domingos mientras la escuela estaba abierta. Son más de 100 domingos entre 1997 y 1999. No recuerdo ningún domingo en el que no viniera a visitarme. No importaba si llovía o no… si estaba enfermo o bien. Venía a visitarme en bicicleta”, agregó.

“La distancia entre nuestra casa y la escuela era de unas tres horas en bicicleta. Era un camino accidentado con muchas alcantarillas y puentes rotos. Cuando llovía mucho, a veces el agua corriente desbordaba la alcantarilla, se llevaba las piedras y la tierra. Aun así, Dhabangi encontraba la manera de cruzar el agua y venir a visitarme”, dijo el joven.

“Durante años, siempre he sentido una deuda en mi corazón por el amor que me dio este hombre. Quería darle una sorpresa. Durante el último año, he estado ahorrando dinero para hacerlo realidad”, agregó.

El sueño: volar en avión

Entre tantas conversaciones, Henry se percató de que Wilson mencionaba muy seguido la idea de volar en avión, como si fuese un sueño frustrado. “Me dijo que si trabajaba duro y escuchaba a los maestros, volaría en aviones y viajaría a diferentes lugares. Dijo que si tenía éxito, incluso las personas como él que nunca recibieron una educación tal vez tendrían la oportunidad de volar. Por alguna razón, siempre enfatizó el tema de volar”, precisó Henry en su texto.

Ahora que Henry es todo un adulto, se reunió con Wilson y Rebecca, una amiga de su madre que también lo ayudó, para darles una hermosa sorpresa. Sin decirles a dónde iban, los llevó a un viaje en avión de Entebbe a Nairobi. “Finalmente le di la noticia. Wilson lloró y mi corazón se hundió”, detalló Henry en Facebook. El vuelo UR202 de Uganda Airlines se realizó el 12 de septiembre.

Wilson estaba tan emocionado por volar por primera vez en su vida, y no se cansaba de hacer preguntas. “He estado en aviones durante algún tiempo, pero no me he sentido tan feliz como hoy”, expresó Henry en la publicación.

Henry se siente tan agradecido con Wilson que quiere hacer más por él, y por eso se propuso terminar de construir su casa. Para lograrlo, se encuentra recibiendo donaciones con la ayuda de Uganda Airlines.

También podría gustarte