Conmoción por desbaratamiento de red de trata en Colombia

Cartagena es una de las capitales turísticas de Sudamérica, sin embargo, entre sus coloniales construcciones y maravillosas vistas del Mar Caribe, también existen redes de explotación sexual de menores. Este domingo fueran detenidas allí 18 personas que son acusadas de proxenetismo de menores de edad. Las autoridades colombianas estiman que al menos 250 niñas y adolescentes, entre ellas venezolanas, eran abusadas sexualmente por estas personas.

La Fiscalía General de Colombia calificó la acción de este fin de semana como “el mayor operativo contra el turismo sexual de menores de edad de Cartagena“. En total se realizaron 13 allanamientos, 7 registros policiales y el seguimiento a 5 hoteles. Las menores eran “ofrecidas” en las calles, por catálogo en hoteles e incluso como parte de fiestas sexuales en lujosas embarcaciones. Alias “Madame”, presuntamente Liliana del Carmen Campos, es señalada como una de las “mayores proxenetas de los últimos tiempos en Colombia”.

El operativo

“Los 18 capturados en el más grande operativo contra el turismo sexual de menores de edad son señalados de someter, mediante vejámenes, a más de 250 víctimas, entre niñas y adolescentes”, indicó la Fiscalía en un comunicado. La Fiscalía añadió que la acción fue coordinada con la policía colombiana, Migración, la Armada y el apoyo de investigadores estadounidenses. El operativo fue bautizado “Vesta”, en referencia a la diosa griega del hogar.

La investigación determinó que sitios de afluencia alta de turistas en el centro histórico de Cartagena, como la Torre del Reloj y la Plaza de los Coches, son ocupados por jóvenes de entre 14 y 17 años de edad, quienes habrían sido reclutadas por redes de proxenetas que les definieron rutinas y horarios, y las obligaron a ofrecer servicios sexuales a cambio de dinero.

Entre los 18 detenidos se encuentran dos mujeres acusadas de “buscar y convencer niñas para las prácticas de explotación sexual comercial en lugares turísticos”. También fueron arrestados administradores de hoteles que permitían el proxenetismo de menores. El comunicado de la Fiscalía añade que “muchas de las víctimas identificadas en las investigaciones son migrantes venezolanas en estado de vulnerabilidad”. Se estima que los detenidos puedan recibir penas entre 14 y 25 años de detención.

- Advertisement -

“Cuando las víctimas llegan al país en el que esperan trabajar, encuentran una realidad muy distinta, las despojan de sus documentos, las encierran y las explotan sexualmente“, explicaron las autoridades. En Colombia el trabajo sexual no es una actividad ilegal.

Un militar involucrado

La policía también capturó a Raúl Danilo Romero, capitán de Infantería de Marina de la Armada Nacional, contra quien hay “abundante material probatorio que lo señala de ubicar por redes sociales niñas menores de 14 años de edad, abusar de ellas, comprar su silencio y ordenarles que se tatuaran su nombre en partes de su cuerpo”.

La fiscalía informó que el oficial aceptó los cargos imputados por los delitos de concierto para delinquir, estímulo a la prostitución de menores de edad, demanda y explotación sexual comercial de persona menor de 18 años, utilización o facilitación de medios de comunicación para la explotación sexual comercial de persona menor de 18 años de edad y uso de menores de edad en la comisión de delitos.

Las penas por estos delitos oscilan entre los 10 y 25 años. John Padilla, presunto tatuador de las víctimas de Romero, también resultó detenido. Las autoridades colombianas han recibido varias denuncias en las que se relacionan inmuebles en los que se organizarían estos eventos de tipo sexual por parte de ciudadanos extranjeros, la mayoría de nacionalidad israelí. Las niñas identificadas como víctimas están siendo atendidas por expertos para el restablecimiento de sus derechos vulnerados.

 

- Advertisement -

- Advertisement -

- Advertisement -