Conceden la domiciliaria a mujer acusada de matar a su hijo recién nacido, pero ella dijo desconocer que estaba encinta

El Tribunal Oral número 30 concedió la prisión domiciliaria a una mujer que está siendo juzgada por el presunto homicidio de su hijo recién nacido, aunque ella argumenta que no sabía que estaba embarazada y que el niño nació muerto.

Los jueces Guillermo Friele, Marcela Rodríguez y Luis María Rizzi otorgaron el beneficio “en aras de garantizar del mejor modo el interés superior del niño y ante la falta de oposición de la fiscalía general”.

“La solicitud formulada debe tener favorable acogida”, aunque con algunas restricciones, por ejemplo la prohibición de salida del país.

El tribunal tomó en cuenta que uno de los dos hijos de la imputada -conocida como “La China”-, una venezolana inmigrante de 43 años de edad, padece “trastorno de déficit de atención e hiperactividad, llora constantemente”.

Los jueces y la fiscalía reconocieron que “sus hijos la necesitan en la casa” y que “el niño por motivos de salud necesitaría efectivamente del cuidado de su madre y una mayor contención”.

“La China” (su identidad permanece en reserva por cuestiones legales) está siendo juzgada acusada de “haber dado muerte a su hijo recién nacido, en momentos posteriores al parto producido el 15 de diciembre de 2020 en su domicilio, a quien envolvió en una tela, lo colocó en una bolsa de residuos negro y lo arrojó en un contenedor de basura”.

Pero la mujer contó que en la noche del 15 de diciembre de 2020 sintió un dolor agudo en sus ovarios que atribuyó a la menstruación en un cuadro de “síndrome de ovario poliquístico”.

A la mañana siguiente expulsó lo que creyó que eran coágulos pero en rigor se trataba de un parto “en avalancha” cuando, en realidad, no sabía que estaba embarazada.

Un cartonero halló sábanas ensangrentadas en un contenedor de basura y avisó a la policía que contenían lo que parecía ser un feto.

En el juicio la venezolana –asistida por los abogados Gastón Marano y Fernando Sicilia- podría ser absuelta o condenada a prisión o reclusión perpetua.

No obstante, de momento permanecerá en prisión domiciliaria “en atención del interés superior del niño y teniendo en cuenta que nada suple el vínculo materno y el cuidado que toda madre lleva adelante para el desarrollo y bienestar de su hijo”.

“La presencia de la causante resultaría de suma importancia para el niño, quien ha visto afectada su vida en todos sus aspectos desde la detención de su madre”, sostuvo un informe socioambiental ordenado por el tribunal que sirvió de basamento a la decisión.

También podría gustarte