Con un audio, ratificaron denuncia de discriminación a alumnos de un colegio inglés de San Isidro

Luego de que se difundiera el caso en el que dos alumnas que acuden al colegio inglés “St. Trinnean’s School” de San Isidro fueron presuntamente discriminadas y tratadas de “muertas de hambre”, la madre de las chicas realizó la denuncia en el INADI y difundió un audio en el que asegura que “dañar y manipular” a una de ellas.

Días atrás, la institución educativa ubicada en Nicolás Avellaneda 450 fue acusada de separar a sus alumnos en categorías de “primera” y “segunda” clase.

Según publicó Gabriela Furman, mamá de Giuly (de 17 años) y Meli (de 10), las nenas que habrían sido discriminadas, los directores Julio Méndez y Thomás Robertson quisieron “obligarla a tener que aceptar unas disculpas no sentidas”.

“Mi intención no era hacerte sentir ofendida. Si vos venís y me decís no tengo para comer, no tengo ningún problema para darte de la comida”, señaló en el audio uno de los acusados de haber maltratado a las jóvenes y agregó: “Si vos querés comer en el comedor estás invitada siempre. No tenés por qué sacarle comida a los otros. No me gusta que me digan mentiroso porque no soy ningún mentiroso y siempre anoto a la gente que come”.

“¿Entonces yo soy mentirosa?”, replicó la alumna de 17 años. “Me acaba de decir que le estoy robando la comida a mis amigas”, dijo.

- Advertisement -

Luego, el directivo de la institución insistió: “Te quiero pedir disculpas si te sentiste atacada. Te vengo a decir que cualquier problema que tengas si necesitás comer en el comedor, vos estás abierta a decirme que necesitás comer. No tengo problema. Me sobraron 50 milanesas hoy, por qué te voy a negar una milanesa con puré. Te pido mil disculpas”.

En ese marco, otra de las autoridades del colegio que estaba presente en la reunión destacó que el pedido de perdón fue sincero y por eso debería aceptarlo. “Fue un altercado, una equivocación (…) El pedido de disculpas nació de él. Esto va a generar de ahora en más una buena relación entre ustedes y que haya una empatía. No al contrario un enfrentamiento porque no tiene ningún sentido. Es ilógico, por una pavada totalmente”, apuntó.

La mujer formalizó la denuncia en el Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI) y resaltó: “Por mis derechos, por el de ellas y por el de muchos”.

La madre de las alumnas damnificadas sostuvo que la dueña del colegio, María Picasso, hizo un “tibio” pedido de disculpas, pero le pidieron “amablemente” que buscara “un colegio que estuviera a su altura”.

Según trascendió, las compañeras de las nenas se rebelaron, pidieron que no las aparten de su mesa de siempre y explicaron que si cada una de ellas les compartía un poco de comida no solo estarían realizando un acto de amor por ellas sino que, además, de ninguna manera le producirían un perjuicio al colegio.

 

 

- Advertisement -

- Advertisement -

- Advertisement -