Comienza el juicio por el crimen de una maestra que defendió a su alumna tras ser abusada

Se inicia este lunes el juicio oral por el crimen de Vanesa Soledad Castillo, la maestra que fue asesinada de 13 puñaladas a la salida de un colegio ubicado en Santa Fe capital.

La mujer recorría diariamente 100 kilómetros para asistir a la escuela Victoriano Montes Nº 533, del barrio de Alto Verde. Había detectado un caso de abuso y embarazo de una de sus alumnas, y se puso al frente para ayudarla. Sin embargo, 15 de febrero de 2018 fue atacada en la puerta de la escuela.

Por el hecho, detuvieron a Juan Ramón Cano, quien llega al debate como el único imputado. En el transcurso del proceso judicial, él confesó que fue sólo un sicario por lo que la familia sostiene que los autores intelectuales de este crimen por encargo están libres y sin sospechas por parte de la justicia. Cano llega al juicio con prisión preventiva.

“Juan Ramón Cano es el sicario confesó. La elevación a juicio se hace descartando la hipótesis del crimen por encargo, que surge del testimonio de varios docentes y directivos de la escuela, que afirman que Vanesa fue asesinada en venganza, porque Vanesa detectó que una alumna de 12 años de edad estaba embarazada”, comentó a Crónica la hermana de la maestra, Silvia.

Los parientes de la docente entienden que el crimen se “encargó” cuando ella elevó a la dirección de la escuela el caso. Tiempo después llegó el juicio por la calificación de abuso sexual infantil intrafamiliar. Sin embargo, se acordó un juicio abreviado con una pena de 13 años de prisión para el abusador.

“En la audiencia preliminar, donde las partes exponen las pruebas, el imputado Juan Ramón Cano interrumpió la lectura de la prueba diciendo ´a mí me mandaron a sicariar a Vanesa Castillo… me iban a pagar 50.000 pesos… yo fui y la maté´”, relató Silvia, quien integra la agrupación de Familiares Atravesados por el Femicidio.

“Espero que se condene a este sicario confeso y el tribunal ordene la apertura la investigación para saber quiénes son los autores intelectuales. He decido renovar mi confianza en la Justicia. Estuve muy cerca de la investigación y el ministerio de acusación ha sido el mayor obstáculo para alcanzar justicia”, afirmó.

“Mi mayor deseo es que este sujeto no salga nunca más a la calle, que no haya una mujer más expuesta a él. No le diría nada si lo veo, porque no le dirigiría la palabra”, agregó la hermana.

En tanto, concluyó: “Ha sido perverso todo lo que nos hicieron para llegar al juicio. Tuve que desdoblar entre mi Sole y Vanesa, entre mi hermana y la maestra, para poder hacer esto”.

El hombre, de 34 años, fue imputado por homicidio calificado agravado por alevosía, ensañamiento y violencia de género, amenazas calificadas y atentado contra la autoridad.

 

También podría gustarte