Comenzó el paro del campo: cómo afecta a la venta de carne

Inició el paro de sector agropecuario impulsado por la Mesa de Enlace en rechazo a la decisión del gobierno nacional de cerrar las exportaciones de carne por 30 días, en un intento por frenar la suba de precio de ese producto. La medida de fuerza se extenderá hasta el 28 de abril.

La protesta de los grupos vinculados a la agroindustria comenzó el mismo día en que el Poder Ejecutivo formalizó la suspensión de las exportaciones de carne a través de la Resolución 75/2021, que lleva la firma del ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca, Luis Basterra, publicada en el Boletín Oficial.

Según lo dispuesto, la decisión, que comenzó a regir este jueves, “será aplicable respecto de las solicitudes ingresadas a partir de la fecha de entrada en vigencia” y tendrá la duración de un mes. Sin embargo, el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, anticipó que “de ser posible” las exportaciones “se reabrirán antes de los 30 días”. De toda maneras, este accionar desencadenó un paro de las entidades del campo agrupadas en la Mesa de Enlace, que se extenderá por 9 días.

¿Habrá aumento de la carne hoy?

Ante el temor por un aumento aún mayor de la carne, la dirigencia del sector agropecuario aseguró que el cese de comercialización no afectará el normal abastecimiento en los principales centros urbanos durante el tiempo que dure la protesta, es decir, nueve días.

Los sectores que adhieren al paro

El rechazo de la dirigencia agropecuaria a la medida oficial fue unánime y se extendió a otros sectores empresariales, como la Unión Industrial Argentina (UIA), la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) y la Asociación Empresaria Argentina (AEA).

Por su parte, Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), la Sociedad Rural Argentina (SRA), la Federación Agraria Argentina (FAA) y la Confederación Intercooperativa Agropecuaria (CONINAGRO) advirtieron sobre las consecuencias negativas de una suspensión de las exportaciones, tanto por la falta de ingresos de divisas que representa como por la dificultad de recuperar los mercados perdidos.

Las razones del Gobierno y el campo

Desde el Poder Ejecutivo, tanto el presidente Alberto Fernández como la secretaria de Comercio Interior, Paula Español, afirmaron que la medida se toma de manera temporal y apunta a “ordenar” el mercado interno, luego de la importante suba de precios de todos los cortes de carne vacuna en los últimos meses.

Esa interpretación es rechazada por los dirigentes de las entidades agropecuarias, que en una posición conjunta indicaron que “una medida que restringe las exportaciones de carne no logrará evitar que haya inflación ni que bajen los precios de la carne de manera duradera”, ya que “en el mediano plazo no sólo los precios habrán subido, sino que habrá menos producción, empleo y exportación”.

“Estamos seguros de las consecuencias porque ya sucedió”, señalaron, el alusión al cierre de exportaciones dispuesto en 2006, cuando “se cerraron las exportaciones de forma temporal, pero el mercado terminó siendo intervenido por 9 años”.

Los ruralistas aseguraron que los resultados de ese cierre fueron que “el precio del kilo de asado pasó de 2,70 dólares en 2006 a 8 dólares en 2012; las exportaciones cayeron a menos de la mitad; se cerraron 123 frigoríficos; se perdieron 15.000 puestos de trabajo directo y 50.000 indirectos y miles de productores abandonaron la ganadería”.

 

También podría gustarte