Clausuraron un centro médico en Liniers por emitir y adulterar certificados relacionados al Covid-19

Un centro médico del barrio porteño de Liniers fue clausurado tras ser denunciado por emitir y adulterar certificados relacionados al Covid. En febrero pasado, el mismo establecimiento había sido cerrado por orden judicial por varias irregularidades, entre ellas, arrojar residuos patogénicos directamente en los contenedores de desechos domiciliarios.

El allanamiento, según informaron fuentes judiciales a NA, fue realizado en el establecimiento ubicado en Ramón Falcón al 6900, tras una investigación de la Unidad Fiscal Especializada en Materia Ambiental (UFEMA), a cargo del fiscal Carlos Rolero Santurián.

2b20a05e-e894-47fe-9ad0-1172b081f66e.jpg

El caso se inició a partir de la denuncia de los vecinos por el arrojo de residuos patogénicos directamente en los contenedores de desechos domiciliarios.

Este centro médico ya había sido clausurado en febrero último tras una inspección ordenada también por la UFEMA, a lo que se le sumó una nueva denuncia por la
emisión y adulteración de certificados médicos relacionados al coronavirus.

67d523cb-21e2-498f-b110-0e7844ad11bc.jpg

El procedimiento de clausura fue realizado por personal de la División Delitos Contra la Salud de la Policía de la Ciudad, del Departamento Federal de Investigación de Delitos Ambientales de la Policía Federal Argentina, del Cuerpo de Investigaciones Judiciales del Ministerio Público Fiscal de la Ciudad, y de la Agencia
Gubernamental de Control del GCBA.

En el mismo se logró verificar que el establecimiento se encontraba violando la clausura administrativa y que no contaba con la autorización necesaria para la actividad sanitaria.

Además, se comprobó que en el lugar se acopiaban indebidamente residuos patológicos, y que no presentaba el registro ni la habilitación correspondiente para su tratamiento. También se detectó que el establecimiento no tenía un médico director responsable.

El allanamiento permitió secuestrar material de interés para la investigación, como documentación y otros elementos. Ante tal situación, el fiscal Rolero imputó a los responsables por las figuras de violación de clausura agravada por su actividad crítica, falsificación de documento público y privado y acopio indebido de residuos patogénicos.

Finalmente, a la clausura vigente por parte de la DGFyC por rechazo de la habilitación se agregó la del Ministerio de Salud por no estar registrada ni habilitada ninguna actividad o practica de la medicina.

También podría gustarte