Chofer fue a renovar el registro con un muerto en la ambulancia

Conseguir turno para cualquier trámite en Buenos Aires es una tarea complicada, agravada aún más en el último año gracias a la pandemia del coronavirus. La multitud de gente y los protocolos de sanidad que intentan mantenerlos separados producen retrasos en oficinas alrededor del país, pero la solución de un chofer de ambulancia casi acaba en su arresto.

La insólita situación sucedió la mañana de este miércoles en el Centro de Emergencias Quilmes, ubicado sobre la calle Calchaquí al 3049. La rutina del centro médico se vio interrumpida con la llegada de un conductor de ambulancias, que llegó al centro para renovar su registro de manejo.

El personal de traslado llegó al puesto de Licencias de Conducir en un apuro, y provocó sorpresa e indignación de los presentes cuando pidió que lo atendieran rápido ya que tenía un cadáver en la parte trasera del vehículo. Según informaron a InfoQuilmes fuentes de la dirección de Licencias de Conducir, el hombre declaró que estaba en apuros porque “llevaba un cuerpo en la ambulancia”.

Los empleados del centro médico no creían en las palabras del trabajador sanitario, considerando lo insólito de su conducta. Para zanjar toda duda, el chofer abrió las puertas de la ambulancia para que los presentes lo comprueben con sus propios ojos. La reacción fue de horror, y tras comprobar la verdad de su demanda los empleados municipales se negaron rotundamente a atender al conductor.

Tal fue el disgusto de los presentes que algunos de ellos decidieron llamar al 911 para que arresten al personal de traslado; miembros del gabinete de calle de la Comisaría Novena se presentaron en el lugar, pero no se tomaron medidas con el sindicado ya que, por más insólita que parezca la conducta, no incurría en delito alguno.

 

También podría gustarte