Cayó el responsable de asesinar a patadas y botellazos a un joven

El líder de una patota, quien era buscado por haber participado en el asesinato de un joven, de 18 años, a quien quince delincuentes agredieron a patadas y botellazos en la cabeza en agosto pasado, para robarle el celular y un par de zapatillas, fue detenido por los efectivos policiales, en la localidad bonaerense de El Jagüel. Los familiares del muchacho atacado habían reclamado justicia y que el caso, que provocó consternación, no quedara en la impunidad.

Los voceros del departamento judicial de Lomas de Zamora revelaron que el individuo, de 20 años, era buscado por estar implicado en el crimen de Alan Ismael Rico.

De acuerdo a lo manifestado por los informantes, el marginal fue capturado por los servidores públicos de la Dirección Departamental de Investigaciones (D.D.I.) de Lomas de Zamora, con directivas de la Justicia, en el cruce de avenida Fair y Antonio Cervetti.

Rico había sido agredido el 23 de agosto pasado y perdió la vida en un centro asistencial, luego de casi un mes de agonía.

En la tarde de aquel día, Rico y cuatro de sus amigos fueron golpeados por los quince patoteros en La Rioja al 100, entre Francisco Narciso de Laprida y Máximo Paz, en las inmediaciones del denominado arroyo Ortega, en El Jagüel.

Se comprobó que los malvivientes agredieron a Rico a patadas y a botellazos en el cráneo, para despojarlo del aparato de telefonía celular y de las zapatillas.

Con rapidez, los patoteros huyeron y el joven tuvo que ser internado, en muy grave estado, en el Policlínico Municipal Sofía Terrero de Santamarina, ubicado en la localidad bonaerense de Monte Grande.

Finalmente, casi un mes después, Rico murió debido a sus heridas.

Basándose en diversos datos aportados por los habitantes del dicho vecindario, los investigadores habían detenido en septiembre pasado a tres menores, de 17, 16 y 15 años, quien fueron sindicados de ser miembros del grupo que atacó mortalmente al muchacho.

Estos adolescentes habían sido localizados en El Jagüel y en la zona de Ministro Rivadavia, en el sur del conurbano provincial.

Consternado, Brian Sebastián Rico, de 24 años y hermano de Alan, señaló, en su momento, que los chicos “fueron interceptados por un grupo de quince pibes, algunos más grandes que ellos, quienes comenzaron a agredirlos ,ya que uno de ellos habría tenido problemas con uno de los amigos de Alan por el tema de una novia”.

Intervino en la causa, que fue caratulada “Homicidio y robo calamitoso”, el doctor Andrés Martín Devoto, fiscal de la Unidad Funcional N° 1 de Esteban Echeverría, dependiente de los tribunales lomenses.

También podría gustarte