Cagones: el “ejército” borró de Twitter el homenajes a 3 militares muertos por la guerrilla en democracia

Dos tuits del Ejército en homenaje de militares muertos por la guerrilla en la década del 70 volvieron a reflotar la polémica por la memoria sobre esos años, y organizaciones de familiares de víctimas y sobrevivientes del terrorismo de Estado, como la Asociación Madres, APDH e HIJOS, reaccionaron con una carta crítica a las autoridades del Ministerio de Defensa, que conduce Agustín Rossi.

El Ejército decidió “retirarlos” con este mensaje: “El Ejército Argentino ha decidido retirar un tweet que ha ofendido a ciudadanos argentinos. La única intención del mismo fue recordar a dos soldados muertos”.

El 5 de septiembre, el Ejército que conduce el general Agustín Humberto Cejas, recordó que “un día como hoy, pero de 1975 el subteniente Rodolfo Berdina y el soldado Ismael Maldonado ofrendaron su vida en cumplimiento del deber militar en el Combate de Potrero Negro, provincia de Tucumán”.

Y sigue con hashtags varios: “Honrar el valor, Aliviar el dolor, Cumplir con la Patria, Somos el Ejército”.

El otro tuit de “efemérides” fue al día siguiente, este domingo 6: “Un día como hoy, pero de 1973 el 2do jefe del Regimiento de Infantería 1 Patricios, teniente coronel Juan Duarte Ardoy, caía en la defensa del Comando de Sanidad”.

Teniente Berdina es también hoy un pueblito de un millar de habitantes, fundado por el ex represor, y ex gobernador de Tucumán, el general Domingo Bussi.

Berdina cayó en una emboscada del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP), en la que también murió el conscripto Maldonado.

Fue durante el llamado “Operativo Independencia” ordenado por el gobierno de Isabel Perón contra la guerrilla guevarista que había plantado su foco insurreccional en Tucumán.

El ataque también del ERP al Comando de Sanidad también fue durante el gobierno peronista interino de Raúl Lastiri (entre la renuncia de Héctor J. Cámpora y la asunción de Perón).

Un dato: el entonces jefe del Ejército, Jorge Carcagno, nombrado por Cámpora, venía de enfrentarse -en minoría junto al Perú, y acompañado por su asesor el coronel Juan Jaime Cesio autor de su discurso- en la célebre X Conferencia de Ejércitos Americanos celebrada en Caracas a la postura de EE.UU. para la región, defendiendo que “la subversión” desaparecería cuando se actuara sobre sus “causas en el plano político, económico y social”. Carcagno que había defendido una postura nacional y “antiimperialista” -en lenguaje de la época-, de “no distanciar al pueblo y el ejército”, enfureció al regresar a Buenos Aires y encontrarse con el ataque al Comando de Sanidad.

Los homenajes a los militares muertos o las recordaciones de ataques a unidades militares entre 1973 y 1976 no son nuevas. “Siempre de hechos ocurridos en el período democrático”, resaltó a Clarín una alta fuente militar del Edificio Libertador.

El ministro Rossi, por caso, envió el 19 de enero pasado a su primo Sergio Rossi, viceministro de Defensa, al acto homenaje por los 46 años del ataque a la Guarnición Militar de Azul.

La línea sigue lo iniciado hace muy poco. Recién en 2018 con el general Diego Suñer como jefe del Ejército, la fuerza entregó en Azul, a hijos y familiares de los muertos un reconocimiento, en lo que significó un giro institucional de la fuerza respecto de los años del kirchnerismo. En la gestión macrista hubo luz verde a la revisión: Mauricio Macri, el ministro Oscar Aguad y el secretario de Derechos Humanos Claudio Avruj participaron de homenajes en aniversarios del ataque de Montoneros al Regimiento 29 de Formosa, el 5 de octubre de 1975.

Es que de 2003 y hasta 2015, estos actos de las fuerzas estaban prácticamente vedados por ser interpretados como reacciones a los juicios por delitos de lesa humanidad, o reivindicaciones de la dictadura. Y varios militares fueron echados por reivindicar combates -como Manchalá- en el marco del Operativo Independencia.

Como sucede con los crímenes de la Triple A, formada por el secretario privado de Perón José López Rega e integrada por policías y militares, también los ataques a cuarteles en plena democracia, y los muertos militares y civiles a manos de la guerrilla, todavía quedan en “zona gris” en los debates de la violencia de la década del 70, es decir los hechos de memoria incómoda previos al 24 de marzo de 1976. Cuando ocurrió el dramático ataque a Azul, gobernaba Perón, que en mensaje televisado llamó esa noche a “exterminar uno a uno” a los guerrilleros a los que calificó de “psicópatas”.

Los tuits del Ejército fueron ahora rechazados por las organizaciones de víctimas de la dictadura.

“Los homenajeados no fueron héroes. Integraron una de las tantas fuerzas de tarea del Ejército cuya función central fue ocupar el territorio provincial, secuestrar personas, trasladarlas a centros clandestinos de detención, torturarlas y en muchas ocasiones ejecutarlas y desaparecerlas”, dijeron por lo sucedido en el Operativo Independencia.

También podría gustarte