Bukele le da rienda suelta al populismo de derecha en la región

Por: Felicitas Estrada Banquer |

La destitución en El Salvador de los 5 jueces de la Sala Constitucional de la Corte Suprema tomó apenas una hora, pero sus consecuencias encendieron las alertas dentro y fuera del país entre quienes ven esta medida como un intento del presidente Nayib Bukele de acaparar más poder. ¿Qué supone para El Salvador esta primera acción de la Asamblea Legislativa afín a Bukele?

Primero, ¿qué pasó? Pues la Asamblea votó por mayoría la destitución de funcionarios de la justicia con los que Bukele había tenido públicos enfrentamientos sobre algunas medidas que intentó adoptar durante la pandemia. Recordemos que tras el contundente triunfo que obtuvo Bukele en las elecciones legislativas de febrero, su partido, Nuevas Ideas, tiene ahora la mayoría absoluta en la Asamblea. Así el flamante congreso salvadoreño destituyó a los 5 jueces y 4 suplentes de la Sala Constitucional, la más alta instancia de la justicia en El Salvador.

Entre los argumentos de los asambleístas que impulsaron la destitución estuvo el que los magistrados destituidos emitieron veredictos contrarios a decretos ejecutivos durante la pandemia y así obstaculizaron el trabajo del Ministerio de Salud. La Asamblea también aprobó la destitución del Fiscal General Raúl Melara, por los cuestionamientos a su independencia e imparcialidad debido a sus supuestos vínculos con el partido opositor arena. Melara investigaba casos de corrupción en varios ministerios del gobierno de Bukele y un supuesto acuerdo del presidente con la Mara Salvatrucha. El fiscal destituido fue sustituido por Rodolfo Delgado, exfiscal especializado en crimen organizado. Bueno, por qué son polémicas estas destituciones. Muchos consideran que con esta acción la Asamblea está debilitando instancias que servían como contrapeso al poder de Nayib Bukele en El Salvador. Y que la acción de destituir a jueces socava la independencia de la justicia.

Como era de esperar, a estas polémicas destituciones le siguieron varias reacciones dentro y fuera de El Salvador: Para empezar la propia Sala Constitucional declaró las destituciones como inconstitucionales. “en tanto que viola la forma de gobierno republicana, democrática y representativa», según dijeron en un dictamen. Mientras, los legisladores que impulsaron la destitución dicen ampararse en el artículo 186 de la Constitución salvadoreña que contempla que la Asamblea Legislativa puede destituir a los magistrados «por causas específicas, previamente establecidas por la ley» si la iniciativa cuenta con el apoyo de dos tercios de los diputados. Pero hay constitucionalistas que opinan que aunque la medida pueda ser legal, tiene puntos éticos cuestionables. Y no solo la oposición salvadoreña: países como Estados Unidos y organismos internacionales como la Organización de Estados Americanos OEA, mostraron preocupación por la democracia en El Salvador y la falta de independencia del poder judicial.

Por ejemplo la vicepresidenta Kamala Harris escribió en twitter que «Un poder judicial independiente es fundamental para una democracia sana y para una economía fuerte». Pero pese a todas estas críticas también hay que decir que Bukele sigue contando con un gran apoyo popular y para muchos en ese país sigue siendo el político outsider que, como él mismo ha dicho para justificar estas acciones “está limpiando la casa.” Recordemos que El Salvador es uno de los países más violentos de América Latina con altos índices de corrupción e impunidad. Bueno y, ¿qué consecuencias puede tener todo esto? La oposición a Bukele asegura que busca el poder absoluto y con esta acción de la Asamblea, el presidente puede estar más cerca de lograrlo.

Al frente del poder ejecutivo, en febrero ganó la mayoría absoluta en la Asamblea y así controla el poder legislativo y ahora, señalan sus críticos, su gobierno también tendrá influencia sobre el poder judicial. Entre las consecuencias internacionales que puede tener esta medida destaca las relaciones con un socio clave como Estados Unidos, por ejemplo en la lucha contra el crimen organizado, se vean más deterioradas tras este episodio. De hecho, Julie Chung, subsecretaria interina de la Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado de EE.UU dijo que «La existencia de una relación fuerte entre Estados Unidos y El Salvador dependerá de que el gobierno de El Salvador apoye la separación de poderes y de que sostenga las normas democráticas». Aunque también hay que decir que las destituciones han generado preocupación y críticas también han sido respaldadas por muchos salvadoreños que apoyan a Bukele y que esperan cambios en un país castigado históricamente por la violencia y la corrupción.

Fuente: https://peritopolitico.com/bukelele-le-da-rienda-suelta-al-populismo-de-derecha-en-la-region/

También podría gustarte