Boom del retrogaming: guía para comprar consolas y escaparle a la nostalgia

Quienes hayan recorrido su infancia y adolescencia en los ‘80 y ‘90, vivieron una era dónde la evolución de la tecnología revolucionó la industria de los videojuegos. La gente empezó a tener consolas en sus casas y los títulos disponibles comenzaron a multiplicarse.

Esta revolución marcó a fuego una época y cambió la dinámica de las tardes, e inclusive las noches, para siempre. Si a ello le sumamos el tiempo, que trae consigo a la nostalgia, el resultado es un boom que crece de manera sostenida en los últimos años: el del retrogaming.

Las consolas que reproducen viejos títulos son cada vez más codiciadas. Además de traer al presente momentos de la infancia, ofrecen una gran cantidad de juegos y su precio, en comparación a las modernas, es muy inferior.

Primero aparecieron los emuladores, denominados Raspaberri Pi. Ellos pueden encontrarse desde los $ 419 hasta los $ 11 mil. Sin embargo, los mejores dispositivos van desde los $ 1.700 (que reproducen juegos de 8 bits) a los $ 7 mil (con más de 9 mil títulos, incluidos los de la primera Play Station y el Nintendo 64).

Lo más importante no es la cantidad de juegos que traiga ya que se pueden agregar nuevos con una memoria extraíble. Estos dispositivos están montados sobre un operativo Linux y donde los compradores deben hacer foco es en la calidad y fluidez de la imagen, ya que hay muchas maneras de configurarlas y no todas son óptimas para utilizar en la televisión (hablando de led o lcd).

La demanda creció y las grandes compañías, atentas al mercado, se dieron cuenta de ello. Es por esto que Nintendo, Sega, Atari y Sony lanzaron nuevas versiones de sus clásicas consolas, con precios bastante más altos que los emuladores y con menos cantidad de juegos, pero con mayor calidad.

Entre las reversiones de las más populares de aquellas épocas, la Nintendo Classic Edition ( 30 juegos), puede conseguirse desde $ 3 mil, mientras que la Super Nintendo Classic tiene un valor de $ 4 mil (21 juegos). Por su parte, la Atari Flashback 9 cuesta $ 4.500 (110 juegos).

Otro clásico que está de vuelta es el Sega Genesis Flashback, que tiene un valor de $7.299 (85 juegos). Por su parte, la Playstation One Classic se consigue desde $ 5.500 (20 juegos)

La gran diferencia de estos modelos con los Raspaberri Pi, es que se trata de sistemas cerrados a los que no se les puede agregar más juegos de los que trae. Sin embargo, muchos le valoran que sean originales, su diseño y su terminación final.

 

También podría gustarte