Bahía Blanca: pagó una multa con monedas y billetes de 10 pesos para quejarse de la municipalidad

A un joven que circulaba sin licencia de conducir habilitante le secuestraron la moto en un control de tránsito en Bahía Blanca y le hicieron una multa de poco más de nueve mil pesos. Días después, acudió junto a su familia a la municipalidad y la pagó con monedas y billetes de 10 pesos en modo de protesta.

Ocurre que, si bien la familia reconoce que la multa está bien echa y el secuestro de la moto correspondía por estar conduciendo sin tener la habilitación, la municipalidad está demorándose en la entrega de turnos para el examen teórico y práctico.

En diálogo con la señal local de Telefé, una de las personas de la familia, Ana Sasi (es la madre del joven al que le secuestraron el vehículo), explicó que el pago de la multa con monedas y billetes de baja denominación fue una “especie de protesta pacífica para hacerse escuchar”. “Que entiendan que esto ya se tiene que liberar. Si liberaron otros sectores, el sector público también”, reclamó.

La municipalidad de Bahía Blanca todavía está trabajando con horarios y turnos limitados para prevenir la propagación del Covid, pese a que la ciudad ya funciona prácticamente con normalidad en todos sus aspectos.

“Nos compramos una motito para salir del paso porque no teníamos movilidad y necesitábamos trabajar. Estamos muy lejos del centro”, contó Ana. Y reconoció: “Sabíamos que no teníamos la categoría habilitante para el vehículo, pero no nos quedaba otra que usarla, arriesgándonos a que pasara esto”.

Ana aseguró que todavía están esperando el turno del examen teórico y del práctico para que todos los miembros de su familia puedan conseguir la licencia de conducir y así circular sin problemas en el vehículo. “Todo está supeditado a los turnos vía web y a un whatsapp que por ahí te contestan y por ahí no”, lamenta.

“El municipio sigue trabajando por guardia, con menos personal o como quieran llamarle, y nosotros seguimos a la espera de la categoría habilitante. La moto se compra para trabajar, no para salir a pasear”, reclama.

En la caja con la que llegaron a la municipalidad para pagar la multa había cinco pilones de billetes de 10 pesos y muchas monedas de distinto valor que la familia logró juntar para intentar quejarse por la demora en los turnos para obtener la licencia y poder trabajar con normalidad, sin arriesgarse a que esta situación vuelva a ocurrir.

También podría gustarte