Asesinato de la periodista en Corrientes: la defensa del único detenido aseguró que “es inocente”

El abogado defensor del único detenido por el crimen de la periodista de Corrientes señaló que el acusado y actual detenido “está tranquilo” y que quiere declarar para “demostrar su inocencia”.

Se trata de Francisco Adaime, quién tiene a cargo la causa contra su cliente, Armando Jara. Ho, Jara, de 54 años, fue trasladado hasta los tribunales para la audiencia de imputación y allí solicitó declarar “para demostrar que no tiene vinculación con el asesinato de su ex pareja, Griselda Blanco”.

Adaime sostuvo que desconocen “las pruebas y delito del que se acusa” a Jara que, durante el encuentro con el fiscal, mostrarán “las pruebas que tiene a su favor”. Por el momento, la causa por el crimen de la periodista tiene a un solo detenido. Este indicio se da tras el relevamiento de las cámaras que muestran al hombre saliendo de la casa de Blanco horas antes del asesinato.

“A mi cliente se lo vio a la madrugada y la muerte ocurrió el sábado a la tarde”, señaló el abogado defensor. Aún así, el informe de los médicos forenses fijaría el horario del deceso cerca de las 3.30 del sábado, lo que agravaría la situación de su cliente.

“Tuve la oportunidad de entrevistarme con él en la comisaría y lo noté tranquilo, esperando la oportunidad para hablar ante el juez y demostrar que no tiene nada que ver con este hecho. Todavía no sabemos a qué hora será la audiencia, pero nos adelantaron que se hará por la tarde”, aclaró Adaime antes de ingresar a la audiencia.

En primera instancia se informó que Griselda se había suicidado, la autopsia reveló que tenía una herida punzante en el cuello y un fuerte golpe en la cabeza. Además, en una de sus manos hallaron cabellos de quien sería su atacante.

Este lunes habló la abogada y amiga íntima de la víctima, Silvia Casarrubi, y dio a conocer detalles sobre los hechos donde Griselda denunció mala praxis y persecución policial: “Estoy sola en todo esto. Te metés con la mafia y es así”.

“Ella era hostigada por la Policía. Querían que revele sus fuentes, pero yo le decía que no tenía obligación de hacerlo. A muchas personas les molestaba que exponga irregularidades y delitos”, explicó Silvia.

También podría gustarte